jueves, 1 de enero de 2015

Solo en casa 3 (1997) de Raja Gosnell



Los cuatro villanos
Se ve que tras dejar solo en casa al pequeño Kevin en dos ocasiones, al guionista John Hughes se le ocurrió la idea de darle un cambio a la popular saga de (valga la redundancia totalmente necesaria) "Solo en casa". Y es que quizás, la idea de volver a dejar en una situación similar a un Kevin ya adolescente no le pareció tan atractiva, así que optó por adaptar el mismo esquema de la idea original a otra historia diferente que nada tuviese que ver con las dos primeras pelis. Lo que nos cuentan en esta "tercera" parte es como cuatro peligrosos criminales internacionales, han conseguido hacerse con un chip de ordenador ultrasecreto, el cual ocultan dentro de un coche de juguete teleridigido, para emular la seguridad de los aeropuertos. Pero resulta que, por una confusión con los equipajes, el juguete se convertirá en un regalo de Navidad para nuestro nuevo protagonista, el pequeñajo Alex (Alex D. Linz, digno sucesor de Macaulay Culkin). 

El pequeño Alex Pruitt (Alex D. Linz, gran sucesor de Maculay Culkin)

Alex con sus padres (Haviland Morris y Kevin Kilner)
Así que claro, los criminales intentarán ingeniárselas para recuperar el chip y la única forma es, asaltando la casa del niño cuando éste se encuentra solo en ella. Pero ya sabemos que el chavaluco, que es más avispado que estos cuatro mindundis juntos, estará bien preparado para defenderse. Bueno, tras leer el 99% de los comentarios referidos a este "Solo en casa 3" puedo comprobar que es repudiada, odiada y asqueada a partes iguales por casi todo aquél que la ha visto. Vamos a ver, yo reconozco que es claramente inferior a las pelis protagonizadas por el pequeño Macaulay y que la ausencia de éste y de los dos ladronzuelos originales se echa en falta, de acuerdo. Ahora bien, a mí esta nueva "secuela" tampoco me parece la infumable mierda que a bombo y platillo se dice que es.

El loro de la familia, un gran aliado de Alex

Planificando la defensa
Recuerdo que me regalaron esta peli, precisamente por Navidad, en VHS y que la vimos en familia el día de Año Nuevo (hoy mismo, hará como hace unos quince años, ¡qué tiempos más nostálgicos!), y la verdad todos (y sin excepción) nos lo pasamos muy bien y nos echamos un buen porrón de risas. El film no es que sea una maravilla, y por supuesto dista de poseer la magia tan memorable de sus dos secuelas anteriores, pero no está nada mal, su calidad es equiparable a lo que se podía esperar de una película de su categoría. Debo romper una importante lanza a favor del niño protagonista, como ya señalé, el pequeñajo Alex D. Linz me parece un dignísimo sucesor del original Macaulay Culkin, el chaval tiene gracia, salero y está más que correcto en su rol de niño avispado, pillo y tocapelotas. 

Los villanos empiezan a caer en las trampas de Alex
 
Aquí podemos ver a una jovencísima Scarlett Johansson
En el caso de los malvados, aquí en lugar de dos, son el doble (y se incluye una fémina entre ellos), quizás no sean tan carismáticos como Joe Pesci y Daniel Stern (vale, no lo son, sinceramente), pero también cumplen con su cometido que en resumidas cuentas es, acabar llevándose hostias por doquier al ser víctimas de las casi "surrealistas" trampas (y no lo digo en tono peyorativo, sino lo contrario, muchas son incluso más alocadas que las de las ideadas por Macaulay) que el niño muy concienzudamente les ha preparado. En resumidas cuentas estamos ante un film de entretenimiento destinado para toda la familia, es ameno y divertido, no es ninguna maravilla, no es tan entrañable ni emotivo como sus antecesoras, pero sinceramente cumple con sus objetivos. En lo personal, me gusta bastante, me trae buenos recuerdos de la infancia y no es una película que descartarse volver a ver alguna vez en mi vida, aunque sólo fuese por reencontrarme con aquel infante de hace quince años que se partía la caja viéndola una tarde de Año Nuevo.

Los villanos son muy, pero que muy panolis

*MI MOMENTO FAVORITO: por supuesto, el tramo final en el que los malvados criminales irán cayendo como moscas en las astutas trampas que el pequeño pillo del prota (Alex D. Linz) les ha preparado en su casa. 

Así quedan estos "genios" del mal, ¡pal arrastre!

No hay comentarios:

Publicar un comentario