lunes, 15 de febrero de 2016

Alienado (1986) de Adam Holender



El niñato psicópata, Mark Collins (Christian Slater)
''Alienado'' es toda una rareza, y con rareza no sólo me refiero a que el film es bastante difícil de localizar (tampoco es que tenga ningún mérito para que tenga que ser recordada), sino porque es también, eso, rara. La historia va de un chaval (un jovencito Christian Slater, en uno de sus primeros papeles) que es un demente de mucho cuidado. El nene es un cabrón hijo de puta, vendría a ser algo así como la niña de ''La mala semilla'' o como posteriormente Macaulay Culkin en ''El buen hijo'', disfruta con el dolor ajeno y encima tiene picardía a la hora de joder a los demás y salir airoso, porque para colmo es superdotado. A todo esto, resulta que su casa comienza a trabajar una mujer de mediana edad que se convierte en la canguro de su hermanita pequeña, la cual tampoco está muy bien de la cabeza, y entre ambos comenzará una especie de batalla campal que se acabará tornando en mortal para uno de los dos (se puede intuir para quien). 

Resulta que el petardo del nene es un cerebrín

La canguro (Losi Smith) será su principal oponente
La cuestión es que mientras, el puto crío va dando por saco a diestro y siniestro (recuerdo una escena en la que el muy desgraciado lanza un gatito al fuego de la chimenea, ¡tranquilos, que no se maltrataron animales reales, todo fue un truco!, aunque bueno la escena hiere) y encima se regodea de ello, y aunque por momentos puede dar la sensación de que la historia se puede poner interesante, la verdad es que no demasiado. A la peli le falta acción, es monótona, se torna aburrida, las escenas de la viejuna con el nene psicótico acaban resultando cansinas (hay una en la que ella le baja los pantalones al chaval, a él se le ve el culo y ella se descojona, y uno se queda con cara de ''¿a qué viene esto?''), y el final es bastante simple y absurdo. Supongo que ''Alienado'' pretendía ser una peli más de niño perverso psicópata, pero la verdad es que dentro de esta temática (y dentro del género de, llamémosla, terror/thriller psicológico) se queda muy rancia, muy poco efectiva a la hora de transmitir tensión y un tanto patética. Es de esas pelis que, de no aparecer en el casting, una cara que después tendría cierto renombre (véase aquí Christian Slater) pasarían (todavía más) totalmente inadvertidas.

El niño tiene malas pulgas, desde luego

No hay comentarios:

Publicar un comentario