jueves, 25 de febrero de 2016

Llegan sin avisar (1980) de Greydon Clark



El alien da un poquito de vergüencita
Mojoncete de serie B ochentero que sin embargo, curiosamente (y no es mera casualidad) sirvió de inspiración para otro film de la década mucho más potente, mucho mejor desarrollado y elaborado y en resumidas cuentas muy superior en calidad, ''Depredador''. Sí señores/as, esta basurilla podría decirse que fue el ''primer libreto'' del emblemático clásico con Schwarzenegger, pues ambas parten de una premisa argumental similar y de ciertos detalles que inevitablemente las hacen coincidir. Aquí tenemos a un imponente extraterrestre (feo y cabezón, y no nos engañemos, da mucha risa) que viene a la Tierra (¡y otra sorpresa!, lo interpreta el afroamericano Kevin Peter Hall, quien también se metería bajo el traje de Predator, ¿casualidad?) para cazar humanos. 

Jovencitos de acampada, ¡peligro para sus pieles!

Este parásito da un poco de asquete
El bicho está equipado con un armamento muy moderno, ideal para capturar a sus presas, lo que más destaca en su arsenal, son una especie de parásitos (al estilo los de ''Alien'' cuando salen del huevo) que los lanza como un frisbie, y se pegan como ventosas a sus víctimas haciendo que éstas se queden echas una mierda y así el marcianito de marras, las pueda apresar sin despeinarse mucho. A esto, hay por ahí un grupo de chavalucos (a lo ''Viernes 13'') haciendo acampada (liándose y demás asuntos) -uno de ellos es David Caruso, famoso posteriormente gracias a su participación en la serie ''C.S.I.''-, que se convertirán en los objetivos del bicho, siendo además los que tengan que plantarle cara. Las sorpresas no acaban, hay sitio en el casting para que aparezcan dos emblemáticos y oscarizados actores, Jack Palance y Martin Landau (los cuales, ¡qué cosas pasan!, coincidirían en el slasher ''Solos en la oscuridad''), haciendo unos papeles nada destacables y muy meritorios de ser olvidados dentro de sus largas carreras. 

Martin Landau andaba por aquí perdido...

La peli es cutre, es simple y muy poco efectiva para causar otro sentimiento que la risa involuntaria. A duras penas podría decirse que es entretenida, pero de lo que no cabe duda es que es curiosa, una bizarrada de ésas con las que los más frikis devoradores de caspa disfrutan como locos. Yo la vi una vez que la echaron por un canal de televisión del Satélite Digital (si no me equivoco, fue el Showtime Xtreme, ¡qué gran canal, por Dios!) y ya tuve bastante, no es mi intención molestarme en repetir un segundo visionado. 

...igual que Jack Palance

No hay comentarios:

Publicar un comentario