martes, 16 de febrero de 2016

Frankenstein creó a la mujer (1967) de Terence Fisher



El Dr. Frankenstein (Peter Cushing) se resiste a morir
Me llevé una gratísima sorpresa con este film, numéricamente vendría a ser el cuarto de la saga hammeriana acerca del Dr. Frankenstein, iniciada por Terence Fisher con ''La maldición de Frankenstein''. El film que le precede, desde mi punto de vista, había sido muy irregular, falto de imaginación y de calidad en general, así que inicialmente no me esperaba de esta especie de versión propia de la productora de ''La novia de Frankenstein''. Y la verdad, hay que decir que me gustó mucho, me atrevería a decir que después de la primera, es la mejor de las secuelas; de acuerdo, su argumento puede presentar muchos aspectos ilógicos y un tanto risibles si se los toma en serio, pero es un film de la Hammer y todo aquél curtido en este tipo de cine sabrá conocerá bien sus peculiaridades, sobre todo a la hora de tratar con rigor aspectos científicos. ''Frankenstein creó a la mujer'' (título que explotaba el éxito de Brigitte Bardot, ''Y Dios creó a la mujer''), presentó un argumento bastante original teniendo en cuenta lo gastada que estaba ya la historia del dichoso doctor creando monstruitos por aquí y por allí. 

Esta pobre no es muy agraciada

¡Frankenstein se quedó a gusto creando a esta mujer!
Peter Cushing regresa, una vez más, y continúa en sus trece, queriendo llevar a cabo experimentos imposibles para poder dar vida cuerpos ya muertos (con la cantidad de vidas que él mismo tiene, debería de verse como un experimento propio, con tanto que es capaz de burlar su propia muerte). Pero aquí no hay monstruo, no, ni siquiera ''monstrua'', pues sería imposible calificar como tal a la preciosa Susan Denberg, que se convertirá en la protagonista absoluta del film, robándole dicho honor al propio Cushing. Frankenstein es capaz de trasladar al cuerpo de la bella joven, el alma de su noviete injustamente ejecutado, después de que la chica se suicidase. A partir de entonces, ella  será la encargada de desempeñar la misión de venganza de ultratumba correspondiente a su amante difunto, y lo hará sin remilgos y con amplia crueldad. ''Frankenstein creó a la mujer'' me pareció la mar de entretenida, fresca y como ya dije, ciertamente original, el enfoque que se le dio a la historia considero que fue un acierto y se agradece que por primera vez se prescindiese de un típico cadáver revivido con cicatrices. Aparte, está muy bien dirigida (Fisher volvió al mando), ambientada y ejecutada en prácticamente todos los aspectos técnicos. Es un film con marca Hammer, se nota y se agradece, todavía no estaba la productora en sus horas más bajas y se mantenía haciendo productos de notable calidad, aunque no tardarían en catapultarse a la senda del fracaso. Film muy recomendable y sinceramente, mucho mejor de lo que a priori podría parecer. 

La chica es un pelín sádica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada