lunes, 8 de febrero de 2016

Irma, la dulce (1963) de Billy Wilder



La prostituta Irma (Shirley MacLaine)
y su colorido vestuario
''Irma, la dulce'' es otro de esos clásicos sobre los que siempre escuché y leí alabanzas y excelentes críticas. No era para menos, dirige Bill Wilder, y el reparto viene encabezado por Jack Lemmon y Shirley MacLaine, el mismo elenco habían coincidio tres años antes en la maravillosa y oscarizada ''El apartamento'', así que todas las cartas iban a su favor para que otra obra maestra se hiciese notoria. Pero no. Desde mi punto de vista, todo lo que convertía a ''El apartamento'' es una joya, no se aprecia en ''Irma, la dulce'' y me explicaré. El film, me parece bueno, desde luego, la pareja protagonista cumple de sobra, el argumento toca un tema tan controvertido como la prostitución y sabe hacer mofa de él siendo comedido y no excesivamente desmesurado y en líneas generales la película se deja ver, es simpática y está bien realizada técnicamente. De acuerdo, eso no es discutible, pero lo de que sea con orgullo considerada una obra maestra más de su director, por muy encumbrado que su nombre esté, me parece hablar demasiado. Personalmente no considero a ''Irma, la dulce'' una de las obras más destacables de Wilder, es más, creo que marcó en cierto sentido su declive (aunque todavía encontremos en su filmografía películas encomiables, pero no como sus más inmortales clásicos anteriores) y es que las múltiples pegas que le encuentro a la película, le resta indudablemente esa calidad tan excesiva que muchos le aplican, por el mero hecho de haber estado realizada por quien lo ha estado. 

El honesto poli, Nestor Patou (Jack Lemmon)
 
Nestor e Irma hacen muy buenas migas
La peli trata sobre un poli honrado (Lemmon) que se enamora de una prostituta muy popular en un barrio de París (MacLaine). El tipo cambia radicalmente su estilo de vida por ella, se enfrenta a su chulo y se acaba convirtiendo en su benefactor y protector. Finalmente acabará viviendo de ella, ¡aguante tiene el pobre hombre que permite que su churri salga a revolcarse con uno y con otro, para traer sustento a casa! Vale, el argumento es muy simple, en resumidas cuentas acaba ocultando de trasfondo la típica comedia romántica con enrededos de por medio. Primer error; para contar esto, ¿para qué eran necesarias casi dos horas y media de duración? La peli arranca bien, comienza siendo amena e incluso interesante, pero no nos engañemos, el último tercio ya se hace pesada y un servidor miró el reloj un par de veces para ver cuánto le quedaba para terminar. El segundo error es que en determinadas situaciones hace uso de un humor absurdo demasiado bobalicón, el gran acierto de ''El apartamento'' era que aún siendo una comedia, no perdía la seriedad y la capacidad de provocar sentimientos aplicables a la vida real, hacía mofa y escarnio sin resultar una payasada, y con ''Irma, la dulce'' la burla a veces se pasa tres pueblos, sobre todo en determinados instantes en lo que lo excesivamente bufonesco se hace pesado. 

Irma es eficiente en su trabajo

Nestor intenta quitarle trabajo a Irma, disfrazándose de un Lord
El tercer fallo, es que utiliza una treta un tanto lamentable que intenta resultar simpática y no acaba de pegarme. Resulta que Lemmon se disfraza de un sofisticado Lord para ser ''cliente'' de su churri, y que así ésta no se tenga que andar cepillando a otros (aunque sólo le da la vara con verborrea, de ''tiquití'' nada), resulta que ella demuestra ser un tanto gilipollas por no reconocerlo (teniendo en cuenta que se ve a la legua que es su noviete caracterizado con un ridículo bigotillo) y que aparte, si él no gana dinero, ¿cómo puñetas va a mantener a su novia y a él mismo? En fin, me parece una tontería enorme que chafa el guión de I. A. L Diamond (brillante en otras colaboraciones con Wilder, véase ''Con faldas y a lo loco'' o la misma ''El apartamento'', que aquí no demuestra para nada su chispa). Aparte, el film es muy teatral, algo que también la hace monótona y pesada. Bueno, la peli no es mala tampoco, tiene buenos momentos, y como ya dije, la pareja protagonista tiene chispa y química, pero está muy lejos de ser una memorable obra maestra ni una de las mejores de su director.

Hay que sacrificarse mucho por amor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada