miércoles, 24 de febrero de 2016

El pelotón chiflado (1981) de Ivan Reitman



Los protas, John (Bill Murray) y Russell (Harold Ramis)
Recuerdo películas como ésta de aquellas sesiones de tarde los Sábados en la TVE-1, las cuales eran emitidas constantemente y que, la verdad, resultaban simpáticas de ver, por lo tanto mola recordarlas de vez en cuando, con cierto agrado. ''El pelotón chiflado'' no es una obra maestra, ¡obvio!, tampoco creo que lo pretendiesen (como siempre digo) sus realizadores, es sin más un film distraido, simpaticote y burlesco, cumpliendo por supuesto con los requisitos para los que fue concebida. La peli es una disparatada burla contra el militarismo y la vida en el ejército y es reflejada a través de sus dos protagonistas, dos holgazanes que se alistan por mero aburrimiento (ambos son Harold Ramis -también guionista- y Bill Murray, posteriormente coincidirían de nuevo en ''Los cazafantasmas'', igual que el propio director). 

El sargento Hulka (Warren Oates) es un hueso tremendo

John con la recluta Stella (P. J. Soles)
Una vez en la base, comprobarán que la vida militar es un despiporre, tendrán sus más y sus menos, pero siempre encontrarán un momento para armar alguna bien gorda, por supuesto en pro de que las risas estén aseguradas. En el film poco se puede ahondar, yo destacaría de él, más que la profundidad de su guión, esa osadía de cachondearse del sistema militar, ofreciendo su propia crítica encubierta (me resulta curioso pero quizás a Kubrick le sirvió como cierta referencia para su posterior ''La chaqueta metálica'' y sino, echad un vistazo al sargento aquí interpretado por Warren Oates y al que caracteriza R. Lee Ermey en la otra mencionada, más de una coincidencia se puede encontrar, y no creo que casual -supongo que Kubrick, por muy ilustre y serio que fuese, también vería pelis de cachondeo-).

Al pobre Ox (John Candy) le hacen pasar un mal rato

Mencionar como apariciones curiosas, la del simpático John Candy (común en este tipo de pelis cómicas), John Larroquette (otro rostro muy habitual en estas producciones), Sean Young (vista en films como ''Blade Runner'' o ''Bésame antes de morir''), Jugde Reinhold (visto en ''Aquel excitante curso'', ''Gremlins'' o ''Superdetective en Hollywood'') o P. J. Soles (vista en dos clasicazos de terror tan emblemáticos como ''Carrie'' y ''Halloween''); vamos que el casting oferta un buen desfile de caras populares en los ochenta. Sin más ni más, es una peli para divertirse, no comerse la cabeza ni buscarle tres pies al gato, sentarse, verla y reir de vez en cuando, su cometido lo consigue con un par de gags muy conseguidos, para aquél al que le mole ''Desmadre a la americana'' o ''Loca academia de policía'', le agradaré un huevo.  

Disparatada instrucción

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada