lunes, 15 de febrero de 2016

La bestia mata a sangre fría (1971) de Fernado Di Leo



Klaus Kinski metido a psiquiatra ¿psicópata?
Aquí tenemos otro giallo, como tantos se hicieron en Italia en la década de los setenta, orquestado por Fernando Di Leo, un tipo bastante curtido en eso de hacer pelis escabrosas repletas de violencia y erotismo a partes iguales (espíritu grindhouse, vamos). He de decir que ''La bestia mata a sangre fría'' me ha resultado un film, dicho con rotundidad, ¡horrible! Un mojón de campeonato y mi explicación es bien simple del porqué. La peli como todo giallo conocido, presenta una trama con sus muertes, un asesino misterioso que oculta su identidad hasta el final, sus múltiples sospechosos y demás, de acuerdo, esto está muy bien. El problema es el siguiente, la película se centra más en el mero hecho de mostrar desnudos y erotismo (tan gráfico que en ocasiones roza lo pornográfico) dejando de lado la historia y el misterio verdaderamente interesante. 

El asesino está a punto de matar

Tensión lésbica latente
Toda esa parafernalia técnica y estética de excelente gusto que plasmaban Mario Bava o Dario Argento, por aquí no está presente, todo se resume a mostrarnos un cansino y excesivo desfile de carne femenina (tetones, felpudos,...) que lejos de resultar incluso meramente provocativo, acaba siendo más bien un tanto zafio. No vienen a cuento de nada escenas de relleno en la que el lesbianismo y las masturbaciones innecesarias cobran protagonismo, alargando una cinta que por argumento, podría ser mucho más simplista. Aparece Kalus Kinski, muy desaprovechado, no se le saca nada de partido y eso que su papel como director de una clínica, marco donde se cometen los asesinatos, daba bastante juego. Las muertes también dan bastante lástima, nada elaboradas, nada ''artísticas'', por no hablar de la ridiculez máxima que se acaba exponiendo una vez descubierta la identidad del asesino y sus motivos. 

Desnudita y muertecita

En resumidas cuentas ''La bestia mata a sangre fría'' me pareció una puta mierda, un giallo de tercera, sin clase, sin estilo, burdo y asqueante, queda muy pero que muy lejos de la maestría de un ''Rojo oscuro'' por ejemplo. Un subproducto totalmente desechable.

Escabechina momentánea

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada