miércoles, 17 de diciembre de 2014

Las vampiras (1970) de Jesús Franco



La condesa vampira (Soledad Miranda)
R.I.P. (1943 - 1970)
El inefable director español Jesús Franco, no descansaba ni un momento y a su extremo entrego a la hora de rodar (de hecho, creo que tiene el récord de haber sido el tío que más pelis ha hecho en un solo año, alrededor de veinte) es a lo que podemos "agradecer" la existencia de mierdones tan inclasificables como el que nos ocupa. "Las vampiras" (conocida internacionalmente como "Vampyros lesbos", título que marcaba toda intención) se trata de una producción alemana, con alguna intervención de capital hispano, estaba claro que por la época Franco tuvo que emigrar para poder hacer realidad sus joyitas subiditas de tono, porque en nuestro país no le era posible gracias a la mano del otro Franco. Rodada con cuatro duros, es una especie de versión rollo bollo de "Drácula" de Bram Stoker, o al menos eso parece indicar a priori. Al final, todo parecido con la historia original es mera casualidad y lo único que importa es el destape gratuito. Recuerdo que la vi hace ya bastantes años, una vez que la emitieron por La2 de TVE. La verdad, me pareció atroz, aburridísima y rarísima. No tenía ni pies ni cabeza, la inconexión entre escenas era enorme y reina el caos por todas partes.
 
Linda (Ewa Stromberg), la amante de la vampira

A la vampira le mola ese pescuecito
Además, tampoco hacía uso excesivo de ese erotismo del que parecía presumir. Claro, tiempo después, gracias a fuentes en Internet me enteré de que dicha versión emitida, era una censurada que fue la que se distribuyó en España, múltiples usuarios de hecho, aseguraban que la versión íntegra era menos confusa y que paliaba muchas de las incongluencias argumentales de la recortada. Pues bueno, pasó cierto tiempo y por fin conseguí hacerme (sí, de forma pirata) con la versión concebida por Jesús Franco y la verdad, ¿qué queréis que os diga?, la cosa no mejora demasiado. Sí, hay más desnudos, y..., bueno más desnudos, el resto es la misma mierda. El guión es una auténtica patata, no hay coherencia ni cohesión por ningún lado, todo es inentendible y vacío. A la par, reina el aburrimiento, el film es lamentablemente tedioso. Técnicamente, como es habitual en su director, tampoco existe ningún alarde especial, la película refleja su clara carencia de medios. Vamos, que no hay por donde cogerla, es una brutal mierda; un producto guarrindonguillo para vender fácilmente prometiendo carnaza para el deleite de los espectadores (en general, masculinos). Mencionar como curiosidad el fatal destino de una de sus jóvenes protagonistas, la sevillana y preciosa Soledad Miranda, musa del director, que falleció tristemente en 1970 a la edad de 27 años en un accidente de coche, poco después de la filmación de este bodrio.

¡Cuánto vicio tiene la tía!

No hay comentarios:

Publicar un comentario