lunes, 23 de noviembre de 2015

Black Water (2007) de Andrew Traucki, David Nerlich



De excursión por el pantanito
Una perfecta muestra de cine de suspense, resultado de mezclar eficientemente un film de supervivencia con animales asesinos. ''Black Water'' es un film australiano (país que de vez en cuando exporta cine la mar de loable), ópera prima de los directores Andrew Traucki (el cual realizaría otros films de un estilo similar) y David Nerlich, que sigue un poco la estela marcada por la también muy tensa ''Open Water''. La historia (según se apunta basada en hechos reales -no sé hasta qué punto se trata de la típica treta para lograr apogeo comercial y atribuir más realismo a la propuesta-) va sobre tres turistas que van de vacaciones a unos pantanos perdidos de la mano de Dios en Australia. Los muy desgraciados tienen un accidente (típico, ¿verdad?, pero qué efectivo resulta siempre para provocar cierto canguelo) y los pobres se quedan atrapados en medio de un lodazal, encaramados a lo alto de un árbol para evitar ser devorados por un enorme cocodrilo que les ha cogido ojeriza y amenaza con devorarlos impunemente. 

¡Cuidado con el cocodrilo!

Como se os ocurra poner un piececito en el agua, ¡lo lleváis claro!
Los ingredientes son básicos y simples, tres únicos personajes (humanos, me refiero), un peligro que acecha (el cocodrilo), los pobres incautos no tienen comida, ni agua ni forma de pedir ayuda, y se hayan impotentes suspendidos sobre el arbolito de marras, porque en cuanto pongan un pie en el agüita, una piernita les desaparecerá entre las fauces del reptil. El resultado, una muy efectiva hora y media de tenso y adrenalítico suspense. No hacen falta ruidosos efectos, no hace falta un guión muy complejo, ni actores conocidos y la mar de profesionales, los ingredientes expuestos valen para ofrecer una película única para morderse la uñas de los nervios, solvente y muy bien filmada. La puesta en escena contribuye mucho también a la hora de meternos en la piel de los sufridos protas y el cocodrilo está muy bien elaborado, lo suficiente como para resultar bastante realista (afortunadamente no está hecho con mierda digital, lo cual se agradece muy mucho). En definitiva, es una película muy recomendable, aunque lamentablemente no se estrenó en nuestro país, por lo tanto no está doblada al castellano (requiere del uso de subtítulos para disfrutarla), lo cual a muchos les valdrá como excusa alpargatera para perdérsela.

¡Cuánta tensión, por Dios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada