jueves, 12 de noviembre de 2015

I spit on your grave 2 (2013) de Steven R. Monroe



La prota, Katie Carter (Jemma Dallenger)
El sexo puede ser repulsivo, infernal, horrible, un acto de depravación que te destroza la vida, sino que se lo pregunten a las pobres protagonistas de estos films exploitations, los cuales no dejan de representar una parte de la vida, desgraciadamente realista y un reflejo de lo perturbada y sádica que puede resultar la mente del ser humano, único que ser que demuestra regodearse en el dolor de otros. Siempre parece querer venderse el sexo como algo bonito, placentero y disfrutable, pero éste tiene un doble rasero muy perturbador, y su lado oscuro puede ser el mayor y más traumático de los miedos de aquél que ha tenido la desgracia de conocerlo. Hagamos memoria en 1978, un clásico de la explotitation, ''La violencia del sexo'' hizo su aparición, atestiguando la sangrienta venganza de una mujer motivada por la rabia tras haber sido víctima de una atroz violación por parte de cuatro paletos hijos de puta. 

La pobre Katie siendo violada

Dos de los cerdos violadores
En 2010, Steven R. Monroe hizo un remake la mar de salvaje, ''I spit on your grave'', el cual cuenta la misma historia y aunque para mí, fue inferior a la original, no se puede negarle los cojones al director de haber compuesto algo la mar de fuerte y disfrutable para aquél que esté acostumbrado al visionado de pelis jartas y violentas in extremis. Pues bueno, el mismo Steven R. Monroe nos trae esta ''secuela'' (y si lo digo entre comillas es porque nada en sí tiene que ver con la anterior, salvo el grueso argumental) que tiene como protagonista a una joven modelo (preciosa y magna Jemma Dallender) que tiene la mala suerte de ser agredida y violada salvajemente por los asquerosos degenerados de turno que la asedian en su apartamente de Nueva York. La pobre, no tiene bastante desgracia con ello, sino que para encima despierta en un oscuro sótano, donde estos hijos de la gran puta la someterán a todo tipo de torturas. 

¡Menudo sufrimiento la pobre!

¡Es hora de vengarse!
Cuando en un determinado momento consigue escapar, descubrirá que se encuentra en Bulgaria, estos cerdos la han llevado a Europa del Este, donde ejercen de proxenetas, secuestrando chicas y obligándolas a satisfacer las enfermas apetencias sexuales de cualquier puerco a cambio de ganarse unos cuartos. Pero su desgracia no acabará, los villanos la descubren, le meten una brutal paliza y la entierran viva, ¡jodida suerte la de la chica! Eso sí, la joven nuevamente logrará desaturdirse de su jaula y se convertirá en la esperada justiciera que ansiamos ver. Las cloacas de Bulgaria se convertirán en su hogar y hábilmente irá cazando a sus violadores y aplicándoles las violentas, crueles y dolorísimas muertes que se merecen. Sin más ni más voy a decir que ''I spit on your grave 2'' me parece mucho mejor que su antecesora. Es brutal, muy bestia y muy gore, vamos lo que se requiere de un film perteniciente a su temática. 
 
¿A que la idea de violar gente ya no te parece tan divertida?

¡Toma buen merecido, cabrón!
Su primera mitad es la mar de hiriente viendo como la pobre protagonista (¡qué pedazo de actriz la tía!) es sometida a todo tipo de barbaridad sin ningún miramiento, pero su segunda parte (o sea la de la venganza) es genial. Resulta un placer culpable ver como un grupo de cerdos miserables acaba pereciendo como buenamente se lo venían buscando, sé que suena fuerte decir que molaría aplicárselo a más de uno en la realidad, pero seamos francos más de una vez lo hemos pensado porque ¿qué mayor congratulación recibimos que el hecho de ver pasarlas putas a aquél que se ha regodeado del sufrimiento ajeno toda su jodida vida? En fin, que a mí personalmente me ha encantado, obviamente hay que tener un fuerte estómago para verla, porque es fuertecilla con creces y bastante enfermiza (aunque la asquerosa realidad siempre superará la ficción, por muy atroz que ésta parezca), los más puristas y sensibleros que huyan de ella como de la peste.

A éste está a punto de estallarle un huevo, ¡literalmente!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada