lunes, 23 de noviembre de 2015

Monstruoso (2008) de Matt Reeves



De fiestuqui pija
Un resumen de ''Monstruoso'' básico vendría a ser un cruce entre ''El proyecto de la bruja de Blair'' y ''Godzilla'',  muy escueto, pero conciso, una mezcla muy poco efectiva y me explicaré. Durante un tiempo nos han saturado con films rodados al estilo found footage, o sea a cámara subjetiva y potenciando el efecto parkingson. Vale que en momentos puntuales, la cosa resultó un tanto novedosa y llegó a ser exitosa, lo cual propició que la fórmula se comenzase a imitar y saliese pelis de diversos estilos y géneros, imitando la pantomima del videito casero de marras. Bueno, en el caso que nos ocupa, ''Monstruoso'' el experimento quedó como un churro patatero. Que sí, que tuvo buena acogida y no malos comentarios del todo, pero desde mi punto de vista sinceramente, es una gran mierda. ¿La razón? Muy simple, ¿quién coño se cree semejante subnormalidad? Un grupo de yuppies idiotas están celebrando una fiesta en un apartamento muy cool en su pisito de Nueva York, aparece un monstruo (¡qué feo el hijo de puta!) y empieza a destruir la ciudad y cunde el pánico. 
 
Empiezan los follones por la ciudad

La cabeza de la estatua de la Libertad
La gente empieza a corretear por las calles de la ciudad, a morir entre terribles derrumbamientos y víctimas de unos parásitos asquerosos que caen del bicho (por cierto, hechos con unos efectos digitales mierderos y la mar de cutres), caen presas de equipos del ejército que quieren contener la situación y todo mientras tanto, va siendo recogido por un tonto del culo al que no se le ocurre soltar la puta camarita en todo el rato. Muy inteligente y muy creíble, lo lógico es que ante una situación de pánico seas tan gilipollas de ponerte a encuadrar lo que está ocurriendo a tu alrededor. El momento más bochornoso es ése, en el que los amiguitos del camarita y éste se meten en un edificio derrumbado a salvar a la novieta del prota y por un lado, comienzan a trepar casi literalmente por los escombros, y el que va grabando no suelta la cámara, ni le titubea (¡qué pulso tiene el tío!) y para colmo, encuentran a ésta casi sin despeinarse entre tantos cascotes, cuando lo normal es que no hubiesen quedado sanos de ella ni los huesos. 

La mierda del bicho atacante

Total, que el resultado es un bodrio infumable y ridículo, que encima requiere de biodramina para soportarlo sin que entren náuseas de tanto movimiento. En lo personal odio el puto estilo found footage, lo primero porque es contradictorio, se supone que pretende vender más realismo cuando consigue todo lo contrario, es imposible que alguien en una situación como la que se presenta mantenga el tipo grabando todo el jodido rato, y lo segundo porque tragarse una hora y media viendo algo filmado de esta forma, es insano para la vista. Mi valoración personal de este petardo no es sólo que sea totalmente prescindible teniendo en cuenta el material tan lamentable, sino que la catalogaría como una de esas porquerías ponzoñosas que mejor no hubiesen existido nunca. A pesar de todos lo palos que le dieron, el ''Godzilla'' de Roland Emmerich es bastante superior. 

De paseíto por el metro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada