miércoles, 25 de noviembre de 2015

De origen desconocido (1983) de George Pan Cosmatos



El prota (Peter Weller) y su idílica familia
Y aquí tenemos otra de esas películas con bichos asesinos que tanto se destilaron a lo largo de los ochenta. ''De origen desconocido'' vuelve a exponer como villano perturbador, a ese animal que tan mala consideración tiene entre nosotros los seres humanos, una rata, el cual ya había tenido su aquél en pelis como ''Willard'' o ''Fieras radiactivas'' (la verdad es que este roedor da juego como atemorizante asesino). Pues bueno, aquí la mala de la película es nuevamente una rata, pero no una ratita cualquiera, sino una señora rata, alimentada con alguna mierda tóxica porque el tamañazo que tiene es descomunal, y este ser infernal vivirá para tocarle los huevos al pobre Peter Weller, posteriormente famoso tras interpretar nada más y nada menos que a ''Robocop''. El prota humano sólo quiere vivir tranquilo y feliz con su familia ideal, pero tras instalarse en una casina muy mona y muy cuqui donde parece que lo va a conseguir, se encontrará con el inconveniente de que ésta viene con un sorpresón peludo y fiero. En el sótano habita esta rataza de marras y claro, los dos no pueden convivir bajo el mismo techo.

Conociendo al enemigo

Intentando cazar la rata
Durante todo el film, el futuro Robocop, no descansará por cargarse a su oponente, pero la tarea no va a ser fácil, pues la rata es lista como mil demonios y siempre saldrá victoriosa de las trampas que el pelele del porota le ponga, además de seguir cometiendo todo tipo de fechorías. Dirige George Pan Cosmatos, experto en cine de acción y autor de pelis como ''Acorralado 2'' o ''Cobra, el brazo fuerte de la ley'', y el cual compone un film bien filmado y con determinados momentos de suspense bien conseguidos. Desde mi punto de vista, le falla que es un tanto monótono, le cuesta arrancar y en algunos instantes resulta un tanto floja y descafeinada; la acción transcurre casi todo el tiempo en un mismo escenario y a consecuencia de ello parece que se estanca más de lo debido, ya que no se sabe sacar partido de ello. A mí la verdad la película no me entusiasmó demasiado, me parece curiosa, entretenida a grandes rasgos y bien resuelta, de ésas para ver, pasar un ratejo y luego olvidar facilmente. No es mala, pero como se suele decirse es algo que encajaría con esa expresión de ''ni fu ni fa''.

El roedor quiere miminos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada