martes, 24 de noviembre de 2015

Dahmer, el carnicero de Milwaukee (2002) de David Jacobson



El brutal asesino Jeffrey Dahmer
(1960 - 1994)
Si ya comenté que ''Gacy, el payaso asesino'' había resultado un lamentable trabajo a la hora de representar la biografía de un brutal asesino, como fue John Gacy, ''Dahmer, el carnicero de Milwaukee'' roza los mismos límites de patetismo. Y es que si la figura de John Gacy era capaz de helar la sangre del más valiente, Jeffrey Dahmer no se quedó atrás, suponiendo otro de los más brutales y despiadados asesinos seriales de la historia de América. Pues bien, aquí se ve que un puñado de ineptos que iban de realizadores de cine, intentaron (o al menos esa parecía ser la intención) llevar a la gran pantalla el retrato de una mente tan aterradora como la del propio Dahmer. Bueno, cuando uno aborda el visionado de un film cuyo protagonista es un psicópta sanguinario real, una de dos o espera ver un espectáculo dantesco en el que predomine el gore, o bien un estudio psicológico más o menos contado de manera interesante. Sin embargo, uno no cuenta con que puede existir una tercera que es la que viene a venir siendo el ejemplo que nos ocupa. ''Dahmer, el carnicero de Milwaukee'' es un bodriazo de tomo y lomo, al estilo de la paupérrima ''Gacy''

Jeffrey Dahmer (Jeremy Renner) es todo un pervertido

Dahmer saca fotografías de sus víctimas
El asesino es interpretado más o menos de manera correcta por Jeremy Renner, posterior prota de ''En tierra hostil'' y sustituto de Matt Damon en ''El legado de Bourne'', el cual se ve que se curró bastante su performance de este criminal que mataba con extrema crueldad jóvenes homosexuales, llegando a practicar la necrofilia y el canibalismo (¡menudo angelito, el cabrón!). Por lo demás, la película falla en todo, absolutamente en todo. La dirección es plana y televisiva, destaca una gran pobreza técnica, el guión una puta mierda (no explora la mente de Dahmer, no expone ningún ápice que por lo menos nos muestre un retrato de interés de un personaje semejante, resulta vacío e ilógico en todos los sentidos), el ritmo es lento, tedioso, aburrido, además no pasa gran cosa en ningún momento, los diálogos son de risa y la puesta en escena escueta y nada inquietante. Por supuesto, de sangre y gore ni rastro, quedando todo muy descafeinado y rancio in extremis

Una de las desgraciadas víctimas de Dahmer

El film es un engañabobos, una ocasión tristemente desaprovechada de haber llevado a cabo una biografía la mar de atrapante, porque Dahmer fue un hijo de puta mal nacido, eso es obvio, pero anda que no daba tirón para haber podido hacer como mínimo una película mucho mejor concebida que ésta. En fin, que esta castaña mierdera no vale ni para tomar por culo, no se la recomiendo absolutamente a nadie, es una rotunda pérdida de tiempo, todas las copias existentes de ésta y de ''Gacy, el payaso asesino'' podían compartir su merecido lugar en cualquier vertedero perdido de la mano de Dios.

Listo para ser devorado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada