domingo, 8 de noviembre de 2015

Viaje alucinante (1966) de Richard Fleischer



Una operación complicadísima
¡Gran pasada de película! Un film verdaderamente alucinante (como el propio viaje que anuncia el título) desde el punto de vista argumental, la mar de original para su año de producción y desde su punto de vista estético y audiovisual, algo magnífico, deslumbrante y que denota un esfuerzo artístico sobresaliente por todas partes. La peli nos cuenta como un científico ha desarrollado una fórmula que es capaz de reducir el cuerpo humano a un tamaño microscópico. Sin embargo unos espías provocan un accidente, cuando el científico estaba a punto de revelar el último paso para que esa fórmula fuese exitosa de manera ilimitada. El mal estado de éste hace que la labor de operarlo sea urgente, de lo contrario moriría, no obstante dicha operación no será como otra cualquiera. Se reúne a un grupo de expertos para que realicen tal tarea, pero desde dentro del cuerpo del científico. ¿Cómo?, pues reduciéndolos de tamaño, metiéndolos en una especie de nave, y siendo inyectados en el flujo sanguíneo del inerte damnificado, tendrán una determinada duración hasta que sus cuerpos vuelvan a su tamaño original, así que la misión es desesperada y muy arriesgada, pues los descomunales glóbulos rojos, las células, anticuerpos y demás, pueden ejercer de violentos atacantes. 

Los elegidos para convertirse en diminutos ''microbios''

Un cuerpo humano muy psicodélico
En fin, a mí la verdad es que la película me encantó, estamos ante una muy original idea que mezcla cine de aventuras con ciencia ficción y el resultado es espectacular. La dirección artística es soberbia y los efectos especiales (vale, sí que han quedado un poco obsoletos acostumbrados a la era informática actual) también lucen magistralmente realizados (hay que tener en cuenta que era 1966, que a veces la peña no se da cuenta de que los medios no eran muy avanzados como hoy en día, lo cual requería que se estrujasen más el cerebro a la hora de salir del paso de manera artesanal y más curro escénico). Destacar también la labor actoral, en cuyo reparto podemos ver a Stephen Boyd (recordado por siempre como el villano Mesala de ''Ben Hur''), al gran Donald Pleasence (mitificado dentro del género de terror por ser el Dr. Loomis, la némesis de Michael Myers en ''Halloween'') y al mito erótico por excelencia de la época, Raquel Welch muy sexy luciendo un ceñido pijama. 

Qué mona Raquel Welch con su pijamita

En resumidas cuentas, estamos ante todo un clasicazo, lo raro es que no haya sido pasto de un remake, sobre todo hoy en día, aunque el proyecto pareció en alguna ocasión surgir, nunca llegó a buen puerto (¿afortunadamente?), aunque eso sí, existe uno encubierto en los ochenta que es la admirable ''El chip prodigioso'' de Joe Dante, a la cual ya le dedicaré su respectivo comentario.

La misión se vuelve peligrosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada