sábado, 1 de marzo de 2014

Amityville 3, el pozo del Infierno (1983) de Richard Fleischer



El prota, el parapsicólogo John Baxter (Tony Roberts)
A principios de los ochenta se produjo una especie de moda momentánea en el uso del 3D en las películas, sobre todo, curiosamente en las de terror. Así pues, pelis como "Viernes 13, parte 3" o "El gran tiburón" (la también 3ª parte de "Tiburón"), conocieron su estreno en aquel 3D primigenio de las gafas de celofán rojo y azul, con muy buenos resultados en taquilla. Los productores de la saga sobre la aterradora casa de Amityville no quisieron ser menos y así se aprovecharon del boom 3D, para lanzar la que (de nuevo) sería la tercera entrega de "Terror en Amityville", basada en unos misteriosos hechos reales. Este film, vendría a suponer en sí, una secuela que enlazaría con la primera película de la serie, recordemos que la segunda "Amityville 2: la posesión" había sido una precuela que narraba unos hechos acontecidos con anterioridad a los de la primera. 

Cosas raras siguen pasando en la casa de Amityville

La peli nos narra como una especie de parapsicólogo estudioso de lo paranormal, John Baxter (Tony Roberts), descubre a una pareja de viejales, habitantes en la famosa casa de Amityville, en realidad son unos estafadores y se aprovecharon del tirón de tan aterrador lugar, para sacar tajada de ello. Tras destapar el fraude, se ve al señor Baxter le ha molado tanto la casita en cuestión, que decide quedarse a vivir allí. Por supuesto, todos sabemos que en la casita también habitan un buen puñado de fantasmas y los fenómenos extraños que puteen al protagonista y por ende, a su familia, no se harán de rogar. Además, esta secuela aporta una especie de novedad al descubrirse que todo el Mal de la casa parece proceder del interior de un pozo diabólico oculto en el sótano de la vivienda. 

Este pobre hombre devorado por las moscas

Las jovencitas Lisa (Meg Ryan) y Susan (Lori Loughlin)
Comentar varias cosas de esta secuela. Lo primero es que si bien no me parece un film muy estimable, tampoco me parece la soberana mierda que he visto señalado que es por ahí en diversas críticas. El problema que presenta esta película, en detrimento de sus anteriores (sobre todo la segunda, que me parece la mejor de la saga), es que es muy parada. Su ritmo es muy irregular y pocas posas interesantes pasan, resumiéndose sus golpes de efecto a cuatro sustitos muy dispersos (aunque bueno, hay que reconocer que alguno de ellos está bastante bien resuelto). No obstante, me parece que está bastante bien rodada y su aspecto visual es atractivo (el director fue el responsable de joyitas tan destacables como "20.000 leguas de viaje submarino", "Viaje alucinante" o "El estrangulador de Boston"). 

La maldición de Amityville amplia sus fronteras, esta pobre acaba carbonizada en su coche

Haciendo la ouija
Lo segundo es que cierra una especie de trilogía inicial sobre la casa de Amityville, siendo además la última de las secuelas que, al menos desde mi punto de vista, presenta una calidad técnica aceptable; el resto de secuelas bastardas que fueron saliendo como churros en años posteriores, fueron en su mayoría telefilms de ínfima calidad que quisieron aprovecharse de la fama de las pelis originales, utilizando la famosa y aterradora casa maldita como mero pretexto para ser mínimamente sonados. Lo tercero es que se supuso una de las primerísimas apariciones cinematográficas de una jovencísima Meg Ryan, que interpreta a una adolescente cuyo papel es bastante intrascendente. En lo personal tengo que agradecer la presencia de otra jovencita, Lori Loughlin, protagonista de dos joyitas ochenteras como "Admiradora secreta" y "La gran revancha", y la cual fue especialmente popular gracias a su participación en la exitosa serie "Padres forzosos", aunque lamentablemente su personaje tampoco tiene mucha presencia y para más inri no acaba demasiado bien. 

Grotesca aparición tridimensional

Pero tío, ¿cómo se te ocurre tentar a las fuerzas del Mal?
Por lo demás decir que a mí me parece una película que se puede ver. Tiene buenos momentos, algunos especialmente bien realizados (como esa memorable muerte homenaje a la primera parte de la saga, con un tipo siendo abatido por un ejército de moscas dentro de una habitación, o la salida de ese ser monstruoso del interior del pozo maldito), aunque en líneas generales sí que supone una película más bien flojilla; si la comparamos con la potente segunda parte, pues pierde mucho la verdad, sobre todo a nivel de efectividad a la hora de inquietar. No es ninguna maravilla desde luego, pero viendo lo que depararía posteriormente la saga, se puede agradecer la evidente calidad (sobre todo técnica) presente en la misma, de lo cual otras infames secuelas, directamente carecerían. A mí no me dio ni frío ni calor, la vi, me distraje un ratejo y punto, tampoco posee ningún factor que la haga digna de ser un film de terror destacable dentro del propio género, de hecho de no ser porque está arraigada al nombre de "Amityville", seguramente habría caído en el más absoluto de los olvidos. 

La casa de Amityville se destruye (a lo "Poltergeist")

*MI MOMENTO FAVORITO: la (ya citada con anterioridad) espeluznante salida del pozo de una siniestra y aterradora criatura.

¡Qué despertar más malo tiene el bicho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario