lunes, 24 de marzo de 2014

Hellraiser 2 (Hellbound) (1988) de Tony Randel



Ashley Laurence repite como la heroína Kirsty Cotton
El éxito (discretito, pero éxito al fin y al cabo) de "Hellraiser" en 1987, hizo que no se demorase lo más mínimo la elaboración de una inminente secuela. A Clive Barker le quedaron pendientes varios puntos por exponer en su gloriosa ópera prima y así decidió dar las bases de la historia para un nuevo guión, que ya en otras manos acabó configurando esta ilustre continuación. He visto por ahí señalado por muchos fans de la saga, que apuntan que esta segunda parte les ha gustado más que la primera incluso, y la verdad, me parece entendible en cierto sentido. Esta secuela aporta mayor espectacularidad visual, ya que el primer film era un tanto más modesto. También se hace muchísimo más notorio el uso del gore y de todo tipo de efecto especial desagradable (que ya es decir, porque la primera no se quedaba precisamente corta) y lo más destacable, es que encima se nos muestra el mundo diabólico del que proceden los cenobitas, enseñándonos su dimensión infernal, que es absolutamente acojonante. Eso sí, yo tengo que decir que, puestos a elegir, me quedo con la primera, porque presenta un libreto más simple y más efectivo a la hora de seguirlo con mayor facilidad (aparte de que supuso la novedad obviamente), aunque reconozco que como secuela, este film está realmente conseguido, aunque su guión resulte por momentos bastante confuso. 

La jovencísima Tiffany (Imogen Boorman), una especie de clon de Carol Anne de "Poltergeist"

El capitán Elliot Spencer (Doug Bradley),
poco antes de convertirse en Pinhead
El film, arranca directamente donde se quedó la primera "Hellraiser" y tenemos a la protagonista del mismo, la Kirsty Cotton (la genial Ashley Laurence), recluida en un sanatorio, donde intenta explicar a sus doctores los sucesos acontecidos en torno a la caja china maldita y a la muerte de los personajes de la primera parte. Allí se encuentra un tipo bastante siniestro, el Dr. Channard (Kenneth Cranham), quien en realidad tiene una obsesión enfermiza con ser conocedor de los misterios del más allá. Así que, el doctor ve en el tema de la caja y la apertura de una puerta infernal, como un misterio al que cuya curiosidad no se puede resistir. Así que empezará a meter las narices en el asunto y basándose en la historia de Kirsty logra traer a la vida a la malvada madrastra de la joven, Julia (Clare Higgins), que una vez salida del Infierno volverá a dar muestras de lo mala puta que es. La resurrección de Julia, será el comienzo de un nuevo pasaje aterrador al que Kirsty tendrá que volver a enfrentarse, pero esta vez, ella será la que tenga que adentrarse en el mundo de los cenobitas, para verse de nuevo las caras con el diabólico Pinhead (Doug Bradley). 

Julia (Clare Higgins) ha regresado del Infierno

El siniestro Dr. Channard (Kenneth Cranham)
ayudará a Julia a regenerarse
Como ya he dicho "Hellraiser 2" es una excelente secuela, y a nivel visual es un auténtico prodigio. Clive Barker se apeó del equipo en cuestiones de dirección y un tal Tony Randel (al que no le conozco ni un sólo trabajo destacable más), le tomó un relevo muy acertado. La ambientación del film es suprema, todo el universo de los cenobitas resulta acojonante de lo bien planificado y mostrado en pantalla que está. El nivel de efectos especiales ídem de lo mismo, los maquillajes de los cenobitas están curradísimos y todo lo relativo a la casquería y la visceralidad, es de diez, o sea que es la película perfecta para que los goremaníacos se deleiten de lo lindo con un auténtico festival de sangre de primera. 

Julia con una desafortunada víctima

El Dr. Channard sufre una diabólica transformación
Así mismo, las interpretaciones vuelven a ser la mar de correctas. Repiten Ashley Laurence y Clare Higgins, como eternas rivales, cumpliendo a la perfección una vez más con sus respectivos roles, y por supuesto el icono del show, Doug Bradley, en esta ocasión teniendo más peso en la trama que en la primera parte; incluso tendremos el gusto de ver cómo se produjo su grotesca transformación en la criatura de las púas afiladas en el rostro y hasta tomar contacto con el lado más "humano" de su siniestro personaje. Además se incorporan nuevos rostros, teniendo mayor peso el de la jovencísima Imogen Boorman, que interpreta a Tiffany, una niña con un don especial a la hora de descifrar los ocultos entresijos de la caja maldita (en sí parece una divagación el personaje de Carol Anne en "Poltergeist") y por supuesto, un villano de altura, Kenneth Cranham, quien no sólo desempeña el papel de un mad doctor muy hijo de puta, sino que también se terminará transformando en un diabólico cenobita, cuya principal función es cargarse al resto de los cenobitas mediante técnicas muy bárbaras y sádicas; todo un aportazo que la verdad, se agradece mucho. 

Mensaje desde el Infierno

La otra dimensión
Por contra, diría que la película adolece mucho en lo referido a su historia, y es que su guión es enormemente confuso. Hay tramos que te haces un verdadero lío, debido a que intentan liar mucho la trama con demasiados puntos, de los cuales muchos quedan el aire, sin ningún tipo de explicación. En este aspecto es donde, para mí, su antecesora sale ganando mucho más como film de terror más sólido y más interesante. Pero bueno, "Hellraiser 2" en resumidas cuentas da precisamente lo que se espera de ella, es una secuela que apunta nuevas adquisiciones a la historia de Clive Barker, y además resulta un absoluto espectáculo para los fanáticos del género. En líneas generales es una continuación muy buena, que merece la pena sin lugar a dudas, y ya se sabe que, no sería la última, pues quedarían muchas más sangrientas aventuras de los cenobitas por ver la luz. 

Pinhead (Doug Bradley), el dirigente cabecilla de los cenobitas

*MI MOMENTO FAVORITO: la sangrienta matanza que lleva a cabo el Dr. Channard, contra el ejército de cenonitas, delatándose él mismo como un cenobita aún más poderoso y malvado.

A esta cenobita el Infierno no le ha sentado demasiado bien

No hay comentarios:

Publicar un comentario