lunes, 17 de marzo de 2014

Rashomon (1950) de Akira Kurosawa



Estos tres paisanos cambiando impresiones en el templo de Rashomon
Aquí tenemos una obra cumbre del cine japonés, confeccionada con el vitoreado y aclamado Akira Kurosawa, que alcanzó la máxima plenitud de su carrera, plagada en su mayoría de (vamos a decirlo con claridad ¿no?) truñazos bastante aburridos, que como muchos otros considerados genios del Séptimo Arte, se llevó el aplauso de la crítica experimentada. Visto el film, tengo que hablar con sinceridad y afirmar que no me parece la tan espléndida y magistral obra maestra que comúnmente se afirma que es, ni por asomo. Me parece ante todo una película muy sobrevalorada, la típica que todo Dios que va de intelectual aclama como una maravilla y ni ellos mismos saben ni por qué (sé que es algo que menciono muy a menudo en mis comentarios, pero es que es una verdad como un templo, hay mucho snob por ahí suelto). Aunque sí que me parece un film que hay que ver al menos una vez si uno considera que siente devoción por este arte tan fantástico que es el cine, las conclusiones que cada cual saque después de su visionado, atañen a las actitudes personales de cada uno. No obstante, es de ley creo destacar los múltiples puntos positivos que "Rashomon" presenta, sobre todo si la enfocamos desde el punto de vista visual donde nos toparemos con una impresionante demostración de un espectacular uso de la cámara por parte de Kurosawa. Planos excepcionales y un montaje realmente sorprendente son los puntos a favor más destacables. La historia también es muy buena, y la verdad si su ritmo hubiese sido un tanto más ameno, habría resultado más complementaria a la hora de enganchar más al espectador. 

Disputa a espadazos

La pobre mujer indefensa ante su violador
El argumento de "Rashomon" gira en torno al asesinato, perpetrado por un peligroso bandido, a un señor feudal y la posterior violación de la mujer del difunto (acontecida por el propio asesino), en el Japón del siglo XII. El crimen será expuesto ante los espectadores desde distintos puntos de vista; narrado a través del testimonio del criminal, después de la mujer asaltada, de un testigo del terrible suceso y ¡ojo!, incluso del muerto, a través de una médium en una delirante escena (bastante original). El film presenta un gran interés en la forma en la que se nos narra la historia, el uso de flashbacks que van aportando datos, algunos confusos otros más aclaratorios, creo que consiguen bastante bien hacer partícipe al espectador. Lamentablemente las interpretaciones son abominables, terribles, una puta mierda vamos; a causa de ello se pierde muchísima calidad y claro a uno le cuesta más compenetrarse con el supuesto drama de la historia. Señalar que verla en versión doblada al castellano es una experiencia completamente infernal, ya que el doblaje es de los peores que he tenido la desgracia de escuchar en mi vida y el cual, para más inri, potencia la tremenda sobreactuación de los malísimos actores. 

La mujer intenta defenderse de su agresor

La sobreactuación de éste roza lo insoportable
Así mismo el ritmo extremadamente pausado de algunos fragmentos (muy típico de Kurosawa), también hace adolecer a a la película, tornándose aburrida en ocasiones, aunque gracias a su corta duración (la cual no alcanza la hora y media) no se llega a hacer insoportable. Por lo tanto está claro que hay cosas que no funcionan y no encajan, por ello no creo que pueda considerársela una obra maestra digna de adoración, no hay más que compararla con filmes como "Lo que el viento se llevó" o "Rebeca" (donde se aprecia una calidad en todos los niveles, no solo en dirección y puesta en escena, sino en nivel actoral -cosa que no tiene "Rashomon") y ver a qué altura se queda esta película. No me parece un film deplorable ni mucho menos, pero sí como ya he dicho, infinitamente sobrevalorado, pasto para las elucubraciones de snobs creídos y sofisticados de gustos cinéfilos más reputados. Por cierto he leído por ahí que alguno de estos papanatas pseudo-críticos, ha señalado que Brian De Palma ha plagiado este film en la, para mí, muy loable "Snake Eyes", algo que me dejó verdaderamente atónito; ¿plagiar? 

La impresionante dirección artística del film le valió una nominación al Oscar

Si no tienen absolutamente nada que ver, sin más la alternancia de puntos de vista para narrar una historia, pero ya está, es como comparar peras con manzanas. Es curioso que este personajillo no mencione pues el plagio de Tarantino en la también sobrevaloradísima "Pulp Fiction" en el continuo uso del flashback, ya puestos, pero bueno, se ve que el pobre de Palma siempre se convierte en objetivo fácil para el desprestigio gratuito. Pues ya puestos a mencionar "Snake Eyes", me da la gana de señalar que dicho film es infinitamente más entretenido y engancha más fácilmente que "Rashomon" y sobre todo cuenta con actuaciones muchísimo mejores (que a mí también se me da bien hacer comparaciones chorras), eso sí, eso será algo que nadie reconocerá, que ya se sabe que hay mucho miedo a pecar de inculto. 

El criminal contando su versión de los hechos

*MI MOMENTO FAVORITO: me llamó especialmente la atención ése instante en el que una médium, poseída por el espíritu del señor feudal fallecido, relata el hecho desde su punto de vista. 

Un antecedente de la niña de "El exorcista"

No hay comentarios:

Publicar un comentario