sábado, 15 de marzo de 2014

La plaga de los zombies (1966) de John Gilling



Aquí haciendo un poquito de vudú
Una película verdaderamente curiosa, y es que supuso el primer y último contacto de la productora británica Hammer, con el universo de los muertos vivientes. "La plaga de los zombies" es un film bastante peculiar por varias razones. En primer lugar porque la Hammer realizó otro de esos reciclajes de viejos clásicos de terror de los años treinta y ahora fueron a por "La legión de los hombres sin alma", protagonizada por Bela Lugosi en 1932. No es que este film sea exactamente un remake al uso, pero sí extrae muchos aspectos del argumento de esta otra anterior. En segundo lugar, hay que señalar que "La plaga de los zombies" apareció en un momento en el que el cine de temática zombie alcanzaría, en breves, su máximo apogeo con la aparición en 1968 del clásico de George A. Romero, "La noche de los muertos vivientes", film que además dio la imagen a los zombies que aún en día, seguimos teniendo de los mismos. 

Sir James Forbes (Andre Morel) y su hija Sylvia (Diane Clare)

Y es que "La plaga de los zombies", aunque propiamente dicho, hay zombies, no los presenta como posteriormente haría el señor Romero, como seres hambrientos de carne humana, sino que son seres dotados de vida debido a un mago perverso que los domina mediante el vudú (como en la peli de Lugosi). Viendo ambos films y teniendo en cuenta que entre ambos distan escasos dos años, me parece increible el hecho de cómo el de la Hammer decidió retomar la imagen de los zombies clásica de treinta años antes, y el señor Romero en un par de años decidió darle la vuelta por completo e ir más allá. Por supuesto, el éxito de "La noche de los muertos vivientes" ensombreció por completo a esta peli y la sepultó con su merecida fama a un indudable olvido, inmerecido todo sea dicho (razón por la cual, tal vez, la Hammer nunca volvió a tocar el tema de los zombies nunca más). 

Un zombie de paseo

Estas muertes son muy misteriosas
Con todo "La plaga de los zombies" es una película que está muy bien. Como siempre digo, para disfrutarla hay que tener en cuenta varias cuestiones, la principal es que como película Hammer que es, está arraigada al tipo de terror que esta productora se especializó en desempeñar. Por lo tanto nos situaremos en una localización victoriana, en pleno siglo XIX, y comprobaremos cada uno de los elementos que se han convertido en característicos de los films de la productora; cosa que hay que tener en cuenta, ya que el estilo Hammer prácticamente siempre ha sido inquebrantable en cada uno de sus films aterradores. La historia gira entorno a un reputado doctor, Sir James Forbes (Andre Morel, quien hizo del Dr. Watson en "El perro de los Barkervilles''), que viaja junto a su hija Sylvia (Diane Clare), a una pequeña aldea en Reino Unido, para ayudar a un antiguo alumno suyo, Peter Thompson (Brook Williams), quien es el médico local, a encontrar la causa de unas incómodas muertes sucedidas en un corto período de tiempo. Durante su investigación, el doctor se dará cuenta de que estas muertes no son normales y que hay algo sobrenatural en ellas, sobre todo después de que varios testigos hayan asegurado ver los cadáveres de algunos fallecios levantarse de sus tumbas. La explicación acaba siendo indudable, alguien de la zona está utilizando el vudú para convertir a los muertos en zombies sumisos, que obedecen su maligna voluntad. 

¿Quién será la próxima víctima de la magia negra?

¡Cuidado Sir, tiene un zombie detrás de usted!
"La plaga de los zombies" es un film que posee el entrañable espíritu de las películas más representativas de la Hammer. Su puesta en escena es, como en general, muy buena, la ambientación del siglo XIX está muy lograda y además presenta una historia amena y entretenida, con tintes de thriller mezclada con la consabida trama sobrenatural. Le pesan mucho, como ya he dicho, no sólo el paso de los años, sino más bien la repentina evolución de la figura de los zombies. Seguramente este film hoy en día sería intragable para cualquier devoto admirador de las películas más comunes sobre muertos vivientes (más ahora que los zombies parecen atletas dopados que corren más que Usain Bolt con un cohete en el culo). Aquí no hay devoramientos masivos, ni tripas, ni sangre, ni excesiva violencia (exceptuando alguna escenilla, como por ejemplo una que incluye una decapitación más o menos gráfica -para la época seguro que bastante-). No obstante, dejará muy satisfechos a todos a los que le mole degustar el magistral terror hammeriano, porque contiene todos los elementos que convirtieron en grandes y únicas este tipo de producciones. A mí personalmente me moló en su justa medida, sí que es verdad que prefiero los zombies del señor Romero (lentos y letales, no caso con los más actuales contaminados por esa adrenalina exacerbadamente agresiva), pero bueno, como clásico de la época es muy loable. 

Un zombie muy caballeroso

*MI MOMENTO FAVORITO: la resurrección del zombie de Alice (Jacqueline Pearce), y su posterior decapitación por parte de Sir James Forbes (Andre Morel). 

En esta ocasión la muerta al bollo

No hay comentarios:

Publicar un comentario