lunes, 31 de marzo de 2014

Eva al desnudo (1950) de Joseph L. Mankiewicz



La "inocente" Eva Harrington (Anne Baxter)
Un gran clásico del Séptimo Arte, dirigido por el magnánimo Joseph L. Mankiewicz, quien se hizo con el Oscar al mejor director (entre los seis que se llevó el film, incluyendo el de mejor película del año). Lo que tenemos ante nosotros es un melodrama, género estrella por excelencia de la década, ambientado en el mundo del teatro. Siempre me he topado con críticas arrolladoramente positivas en lo referido a "Eva al desnudo" (por cierto, horrible título en castellano, parece que estamos hablando de una película del destape), y bien sí es cierto que me parece un film muy bueno, creo que no está de más señalarle alguna pega, ¡hombre, no todo va a ver de color rosa!, ¿no? Desde mi punto de vista personal, esta mínima pega es que me da la sensación de que se ve un film muy desfasado, o sea que el paso del tiempo la ha descontextualizado un poco, al menos lo suficiente para que todo público la considere una película interesante. Con esto me refiero, a que si bien en aquel momento, el teatro gozada de extensa popularidad, hoy en día, aunque siga cosechando adeptos (eso nunca faltará espero), no me parece un terreno lo suficientemente de actualidad, ni que esté viviendo su máximo apogeo, como para que la historia de "Eva al desnudo" se muestre tan atrapante como en aquel momento.

Eva engatusa a Karen Richards (Celeste Holm) para conocer a su adorada Margo Channing

La veterana actriz Margo Channing (Bette Davis)
No obstante, esta peculiaridad aparte, nos encontramos con una historia bastante bien construida. La protagonista principal es una muchacha de apariencia muy inocentona, Eva Harrington (espléndida Anne Baxter), que admira a una veterana actriz de teatro, Margo Channing (una increíble Bette Davis, como siempre vamos). Dando pena con su carita de no haber roto un plato en su vida, consigue engatusar a una colega de la actriz (Celeste Holm), y esposa de un prestigioso escritor teatral, para que le posibilite la oportunidad de conocerla. Contando historias conmovedoras y desgarradoras, Eva se gana la confianza de Margo y de su entorno y como que no quiere la cosa, la acabarán introduciendo en el mundillo; objetivo principal de Eva. Así, la chica, poco a poco irá sacando las uñas y dejando ver su verdadera cara, la de una persona ambiciosa capaz de cualquier cosa con tal de lograr sus propósitos, y poco a poco, acabará ascendiendo y ascendiendo hasta el punto de convertirse ella misma en una reconocida actriz.

Eva se convierte, por interés, en la mano derecha de Margo

El crítico de arte Addison DeWitt (George Sanders,
ganador del Oscar al mejor actor secundario)
Con esta sencilla premisa, iremos siendo testigo de la interacción de una serie de personajes que se irán viendo afectados por la presencia de Eva, en mayor o menor medida, mostrándose la chica como una especie de veneno desestabilizador, algo con lo que nadie había contado al verla a simple vista. El film está narrado a modo de flashback (algo muy característico del cine negro) de manera muy efectiva por la alternancia de los diversos puntos de vista que aportan varios personajes acerca de la protagonista, por ejemplo uno de los más potentes, es el que aporta un un crítico de teatro, Addison DeWitt (George Sanders, que ganó el Oscar al mejor actor secundario), quien representa a una persona lúcida que es capaz de ver la "maldad" de Eva y que además tomará provecho de ello, convirtiéndose a su vez en el talón de Aquiles de la propia chica. En resumidas cuentas, el relato convence lo suficiente, desde mi punto de vista, para mantener el interés del público mayoritario amante del cine clásico.

Aquí Marilyn Monroe en uno de sus primeros papeles

Cuenta con interpretaciones brillantes, para mí por supuesto destacan Bette Davis (por encima de todos) y Anne Baxter; por cierto hay que mencionar que tiene una breve aparición la mismísima Marilyn Monroe, en uno de sus primeros papeles antes de convertirse en el icono en el que se acabó convirtiendo, pocos años después; eso sí, su presencia es mera curiosidad ya que no es lo más mínimamente interesante en la historia. Quizás, todo sea dicho, le sobre algo de metraje, y es que su duración supera las dos horas, las cuales aunque (por lo menos a mí) no se hacen muy aburridas, se nota que hay fragmentos de relleno que perfectamente podían haber sido sustraídos sin que perjudicase a la trama. En resumen, "Eva al desnudo" es un gran clásico, un sólido melodrama que nos habla del arribismo humano puro y duro, insisto, desde mi punto de vista algo desfasado, pero muy disfrutable al fin y al cabo.

Eva se acaba convirtiendo en una reputada actriz

*MI MOMENTO FAVORITO: la aparición de Phoebe (Barbara Bates), una admiradora de Eva (Anne Baxter), que se presenta como una fotocopia exacta de ella. Parece que a la prota le va a tocar tomar su propia medicina. 

Phoebe desea ser actriz, más que nada en el mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario