jueves, 19 de marzo de 2015

Esos tres (1936) de William Wyler



Las protagonistas, Karen (Merle Oberon) y Martha (Miriam Hopkins)
Me es inevitable comentar este film haciendo las pertinentes comparaciones con el posterior remake, que su propio director, el gran William Wyler, realizó en 1961, ''La calumnia'', el porqué lo explicaré de manera concisa. ''Esos tres'' es una adaptación, no fiel al cien por cien, de una controvertida obra escrita por Lillian Hellman (autora de ''La loba'' o ''Julia'') titulada ''The children's hour''. Las consecuencias de la no fidelidad al texto original no fueron a consecuencia de que Wyler no desease ceñirse más a la obra literaria, sino porque los productores no se lo permitieron debido a la existencia en Hollywood de un sistema censor muy fuerte, conocido como el código Hays. La obra cuenta como dos amigas, profesoras ambas, que regentan una escuela para niñas, son difamadas por una de sus alumnas. La muy cabrona de la niña ha sido la responsable de que se propague el rumor de que ambas son lesbianas y que mantienen un affair nada discreto a la vista de las alumnas. Dicho rumor acaba por destrozar la apacible vida de las profesoras y no sólo eso, también destapará los verdaderos sentimientos ocultos de una de ellas, para con la otra (la cual acaba manifestando ser verdaderamente lesbiana).

El tercero en discordia, el Dr. Joseph Cardin (Joel McCrea), prometido de Karen

Las protas con sus alumnas
La cosa desembocará en una tragedia inevitable. Teniendo en cuenta que corría el año 1936, Hollywood no estaba preparado para un argumento semejante y cuando William Wyler presentó la propuesta, le tiraron abajo el proyecto censurando la simple mención a una relación lésbica en la gran pantalla. A pesar de las luchas de Wyler por adaptar la obra a la pantalla acorde al texto original, todo fue inútil. No obstante, entre el director y la escritora surgió una profunda amistad (de hecho volvieron a colaborar en más una ocasión, vésae ''La loba'') y la propia Lillian Hellman se ofreció a escribir el guión de la película basándose en su propia obra, pero modificando los aspectos pertinentes impuestos por los productores. Así mismo el lesbianismo quedó eliminado de cuajo, así como el final trágico, siendo sustituido por un descafeinado y rancio happy end algo disperso y también se le cambió el título, de ''The children's hour'' a ''These three'' (será una de las pocas veces que la traducción española respeta un título original). La cosa al final quedó de la siguiente manera, el arranque es similar, dos amigas  profesoras (Merle Oberon y Miriam Hopkins) regentando una escuela para niñas, son víctimas de una calumnia por parte de una de sus odiosas alumnas (Bonita Granville), sólo que en el film la causa de la difamación no es el posible lesbianismo entre ambas, sino la supuesta existencia de un ménage à trois (también bastante mal visto en la época).

Mary Tilford (Bonita Granville, nominada al Oscar a la mejor
actriz secundaria), es una alumna bastante malévola e hija de puta

Mary siente gran rabia hacia sus profesoras...
Aquí entra en juego la pareja sentimental de una de ellas, un médico de la localidad (Joel McCrea), el cual supuestamente se está beneficiando a ambas (a su pareja y a la amiga). El rumor irá tomando más y más fuerza hasta el punto de que la reputación de las chicas, y del doctor, acabará por los suelos. En líneas generales, la autora, conservó la esencia de su novela, el hecho de como una mente aparentemente cándida (la niñita inocente) puede ser la bomba detonante de un cajón de mierda que acaba explotando y salpicando a dos pobres inocentes que se ven hundidas en la propia mierda (valga la redundancia), sin que ellas casi se hayan dado cuenta. La difamación y la calumnia se mantienen intactas en la película y en ese aspecto el film funciona de manera bastante correcta como vehículo para el drama humano, de hecho habría mantenido mejor el tipo con el pasar de los años, si el propio Wyler no hubiese insistido en volver a llevar al cine una nueva adaptación de la misma obra en 1961, pero esta vez sí fiel al texto original y así nació una obra maestra que se come literalmente a ésta que nos ocupa, ''La calumnia'', de la cual hablaré de manera inminente.

...así a la muy cabrona se le ocurre otra cosa que difamarlas

Las habladurías sobre la existencia de un
menáge à trois se hacen más y más fuertes
Viendo ambos films, podemos presenciar como el remake, más arriesgado y crudo, deja a la altura del betún a su antecesora; pero bueno no es justo ser duros con ''Esos tres'' al fin y al cabo hay que entender que sus variaciones argumentales, las cuales le quitan fuerza a la propia historia, fueron debido a la imposición de unos productores que se regían por una estricta moral ética acorde a la década y que coartaba a todo gran autor que se dignaba a hacer cine. Vista hoy en día, ''Esos tres'' se ve anticuada y descontextualizada, lo cual es normal, por lo tanto todo espectador que se precie a verla deberá hacer un gran esfuerzo por posicionarse en la mentalidad añeja de décadas pasadas, para que le resulte efectiva, lo cual no pasa con la posterior ''La calumnia'', a la cual el pasar de los años no ha perjudicado ni un ápice y su fuerza dramática sigue vigente medio siglo después de su realización. Con todo, creo que ''Esos tres'' no deja de ser un film interesante, y lo es más aún, a la hora de visualizar ambas versiones para sacar los evidentes paralelismos que evidencian la clara evolución entre una y otra.

La calumnia hará aumentar la tensión entre las dos amigas

No hay comentarios:

Publicar un comentario