jueves, 12 de marzo de 2015

Insidious (2010) de James Wan



Dalton (Ty Simpkins), el niño poseído de turno
Simplemente no alcanzo a comprender la tan excesivamente buena reputación que cosecha este film. ''Insidious'' abarca la más amplia colección de clichés habidos y por haber, dentro del cine de fantasmas, siendo un film mecánico, monótono, repetitivo y para nada sorpresivo. El mayor problema que le veo es que encima, es pretencioso (algo que detesto en un film), como si su realizador, el día de hoy aclamado James Wan (iniciador del fenómeno ''Saw'') hubiese descubierto la pólvora o algo así. Ya he comentado en otras ocasiones que la originalidad en el cine actual, y en especial en el de terror, parece que no sólo se ha muerto, sino que han cavado su fosa y se han cagado encima un montón de realizadores jetas que sueltan en taquilla mojones como éste que nos ocupa, y se regodean de ''reinventar'' el género de terror, cuando no hacen más que dar vueltas y vueltas a una historia que tiene más años que mi abuela. 

Josh y Renai (Patrick Wilson y Rose Byrne), los papis preocupados

La presencia más destacable, la magna
Barbara Hershey, la que fuese prota de ''El ente'' un
auténtico peliculón de terror sobrenatural ochentero
Lo más acojonante y sonrojante, es que estos bodrios parecen encajar y tener buena acogida de cara al público, cosechando un éxito y una expectación que, sinceramente, a mí me descoloca. ''Insidious'' nos cuenta nuevamente, la historia de una familia que se muda a una nueva casa que, lógicamente, está repletita de fantasmas y demonios muy malos malosos, que tomarán posesión del hijo pequeño. Y claro, los papis preocupados acabarán recurriendo a un equipo de parapsicólogos que acudirán al lugar de turno para realizar el típico exorcismo para limpiar la casa y demás pamplinas. O sea que mezclamos ''El exorcista'' (y demás imitaciones) con ''Poltergeist'' (y demás imitaciones), con otro poco de ''Al final de la escalera'', se le añade pirotecnia visual así modernilla y ¡hala!, ya está el pastel rehecho a base de continuas sobras. 

El diablillo burlón

Al que lo flipe con este sustito, le recomendaría que no
entrara en un chino en fechas próximas a carnaval
¿En serio no estáis ya hartos de ver lo mismo de siempre una y otra vez?, ¿cómo es posible que a estas alturas alguien se pueda acojonar con algo como ''Insidious''?, ¿de verdad el público actual es tan inculto en lo que se refiere a cine de terror que se sigue sorprendiendo con los cuatro sustitos de mierda que incluye el señor Wan en esta patatilla? Lo vuelvo a repetir, yo no salgo de mi asombro, será que yo he visto mucho cine de terror a lo largo de mi vida y que estoy un poco ya curado de espanto, como se suele decir, pero me parece incomprensible la supuesta eficacia de ''Insidious'' para inquietar con tanto abuso de tanto cliché. A mí me pareció previsible, repetitiva y por lo tanto, bastante aburrida; pero bueno, su final abierto y su éxito (paranormal) en taquilla ya anticipaban la existencia de una secuela que, evidentemente, acabó haciéndose veraz.

¡Vaya un esperpento!

No hay comentarios:

Publicar un comentario