jueves, 12 de marzo de 2015

Cinco muñecas para la luna de Agosto (1970) de Mario Bava



Los personajes protagonistas son un auténtico cuadro
Me resulta un tanto chocante comprobar la gran cantidad de malas críticas y comentarios negativos que se vierten contra esta película. Este thriller (con tintes giallisticos, aunque sin ser plenamente un giallo al cien por cien) dirigido por el maestro Mario Bava, me parece por lo tanto bastante mal tratado injustamente, porque contiene aspectos muy interesantes. De acuerdo, no es el mejor trabajo de su director, está claro, el cual cuenta con prodigiosas obras maestras en su filmografía (auténticas piezas de arte, de un potencial que ya quisieran muchos otros más aclamados -y no digo nombres-), pero tampoco es una basura inmunda, como he llegado a verla denominada por algún que otro usuario (de opinión absolutamente respetable). ''Cinco muñecas para la luna de Agosto'' parece inspirada en la premisa argumental de la historia de ''Diez negritos'' de Agatha Christie, un grupo de personajes se ven aislados en una lujosa y apartada mansión, cercana a la playa, y comenzarán a ser asesinados uno por uno. 

Ahí está Edwige Fenech igual de transparente que siempre

La peña está un poco loca
¿Quién es el asesino (o asesinos)?, es algo que tendremos que ir averiguando a la par que avanza la cinta, y la verdad es que el interés y el suspense no decaen en ningún momento. Lo que evidencia una clara diferencia con respecto al mítico texto de Agatha Christie, es el motivo por el que se van cometiendo los asesinatos. Si en ''Diez negritos'' todo era movido por una venganza, aquí los desencadenantes son la codicia y el dinero, la existencia de la fórmula (descubierta por un científico) que le aportará al que la posea varios milloncejos, se convierte en la causa más que justificada para que se produzca un derramamiento de sangre masivo. A destacar del film su cuidada ambientación, como siempre Mario Bava era único a la hora de componer la estética y el tratamiento visual de sus películas, y ésta no es una excepción; se sabe sacar buen provecho del escenario y eso es muy bueno. 

Ahí empieza a aflorar la sangre

Al estilo ''Diez negritos'', los personajes van cayendo uno a uno
También es muy loable el hecho de señalar que la peli posee algún que otro crimen potente y en concreto el detalle (muy escabroso) de ir presenciando como los cadáveres van apilándose en un congelador, colgados de un garfio (¡impagables planos del recuento de muertos siendo cada vez más numeroso!) -detalle que se agenciaría el posterior slasher americano-. En su detrimento podríamos decir que efectivamente, el guión no es para tirar cohetes -algunas situaciones si que son un tanto ridículas- y que los actores no son lo de lo mejorcito a la hora de hacer creíbles sus personajes -más bien todo lo contrario- (entre ellos podemos ver a la sensual Edwige Fenech, rostro habitual del giallo, aportando ese toque de sensualidad que la caracterizaba). 

Los cadáveres se van amontonando

Alguno que otro ha señalado a ''Cinco muñecas para la luna de Agosto'' como la antesala de otro film de Bava de lo más potente, la soberbia ''Bahía de sangre'', y ciertamente poseen mucho en común, analizando los argumentos de ambas, aunque eso sí, ''Bahía de sangre'' gana por goleada a ésta en visceralidad e incluso en derroche de creatividad artística. Sin ser de lo mejorcito de su director, ni de la abundante producción del films de terror italianos de la época, en mi opinión es una película digna de visionarse, porque también se halla muy lejos de encontrarse afincada en lo peor que ha exportado dicho país.

A este paso no va a quedar vivo ni el apuntador

No hay comentarios:

Publicar un comentario