viernes, 20 de marzo de 2015

No moriré sola (2008) de Adrián García Bogliano



Las chicas protagonistas
¡Vaya peliculita! Creo que hacía tiempo que no lo pasaba tan mal viendo un film. ''No moriré sola'' es una película cruda, cruda, cruda. Todo un homenaje a la exploitation y al grindhouse de los setenta, el director argentino Adrián García Bogliano puso toda la carne (nunca mejor dicho) en el asador para contarnos una historia de violaciones y venganzas sangrientas a la vieja usanza, y con arraigo y cojones, como tiene que ser, sin andarse con remilgos. El film no cuenta nada novedoso desde el punto de vista argumental, es más, es un claro calco de otras pelis características del subgénero como ''La última casa a la izquierda'' y sobre todo, ''La violencia del sexo'', pero vamos que el film acaba siendo lo que su director quería que fuese, una declaración intencionada de su admiración personal a estos clásicos del cine más underground y tan políticamente incorrecto. El resultado es, de verdad, bestial y brutal. 
 
Las pobres se encuentran solas y aisladas

Metidas en la boca del lobo
Un grupito de jóvenes amigas viajan en coche por una carretera bastante apartada. En el camino se paran a socorrer a una chica medio moribunda, a la que han agredido y torturado salvajemente. Éste será el inicio de una angustiosa y horripilante pesadilla para las muchachas, pues los autores de semejante atrocidad, se ensañarán también con ellas. Esta panda de desalmados hijos de puta, no tendrán ningún reparo en someter a estas pobres chicas a todo tipo de salvaje barbarie. Violaciones, torturas y todo tipo de vejaciones vivirán en sus carnes las chavalinas. El film no se corta ni un pelo, y el director representa estos actos de forma bastante gráfica, lo cual hace que sea irremediablemente incómodo y sobrecogedor visionarlo. La segunda parte del film es, por supuesto, la más esperada por el espectador; la venganza de las muchachas supervivientes contra sus anteriores torturadores. Las chicas se cebarán, como es debido, haciendo picadillo a estos cabrones, para dejarnos el cuerpo a gusto y proporcionarnos una sensación de respiro encomiable, después de los tan angustiantes primeros tercios del film. 

La violencia se desata...

...de forma visceral y cruda
Violencia cruda y gráfica, sangre, gore, de todo esto hay para tomar y regalar en ''No moriré sola'', así que los adoradores del cine más extremo quedarán la mar de satisfechos con el espectáculo grotesco aquí presentado. En resumidas cuentas, teniendo en cuenta la característica del producto, las cartas está bien jugadas, es un film angustiante, muy duro y realista. La dirección presenta un aspecto bastante amateur, lo cual incluso beneficia a nivel estético al film, pues acentúa ese homenaje intencionado a las producciones chungas del grindhouse setentero, y en lo referido al nivel actoral, pues hay que reconocer que las muchachas protagonistas se dejan la piel, y sus papeles no son precisamente fáciles, ídem de los que hacen de villanos, ¡tenerles un asco desmesurado se torna excesivamente fácil! En mi opinión, el punto más desmerecedor del film, o al menos el que más me fastidió, es el sonido, no sé si sería a consecuencia de la malísima dicción de los actores, o de que la grabación ya careciese de buena calidad, pero yo en muchas ocasiones eran incapaz de entender los diálogos. 

Cuando las cosas se ponen tan chungas...

Y cuando digo esto no me refiero al tema del acento y de las diferencias existentes entre el español latino hablado en Argentina y el castellano de nuestro país, sino porque muchos tramos quedaban inaudibles por completo. Pero bueno, tampoco es una película en la que sea imprescindible captar los diálogos, éstos al fin y al cabo, acaban resultando de lo más banales. En líneas generales ''No moriré sola'' es un nada desmerecedor film grindhouse, arriesgado, fuerte y muy políticamente incorrecto, idóneo para los fans del cine extremo (inclusive los que lo flipan en colorines con los films ''hiper mega cultos'' de Tarantino) y las pelis de temática similar. Y por favor, la peña excesivamente sensible que se aleje de ella por completo, porque te deja con mal cuerpo muy fácilmente.

...sólo queda pelear para sobrevivir

No hay comentarios:

Publicar un comentario