miércoles, 11 de marzo de 2015

Los sin nombre (1999) de Jaume Balagueró



La sufrida protagonista, Claudia (Emma Vilarasau)
El primer largometraje de Jaume Balagueró, quien ya se ha hecho todo un nombre dentro del cine fantástico y de terror de nuestro país -especialmente gracias al exitazo de ''Rec''-, fue un film, desde mi punto de vista, lamentablemente fallido. Y digo lamentable, porque apuntaba maneras a convertirse en un interesante thriller psicológico, está muy bien rodado, es claustrofóbico, posee excelentes momentos de tensión y cuenta con unas muy loables interpretaciones (en especial de la protagonista femenina, Emma Vilarasau). ¿Cuál es el problema? Algo tristemente bastante habitual, según he podido ir comprobando, en la filmografía de este director; un guión bastante catastrófico y muy mal pulido. La película nos cuenta la búsqueda desesperada de una madre, cuya hija, según parece, ha caído en manos de una peligrosa secta denominada ''los sin nombre'', que se dedica a cometer actos atroces de violencia, para conseguir no sé qué pollas de un estado de gracia o paranoias raras. 

Demoledor inicio

Inquietante testimonio
La pobre mujer contará con la ayuda de un policía, y de un reportero curioso e irá hilando una serie de pistas que la irán conduciendo a una aterradora e inquietante verdad. El film arranca con un prólogo magno, por momentos me recordaba por su estilo (la forma en la que está rodada y la escenificación) a ''Seven'' y durante aproximadamente unos cuarenta minutos restantes prosigue de manera efectiva consiguiendo captar la atención del espectador. Lo malo comienza cuando el ritmo se vuelve irregular, la acción se vuelve muy pausada y la trama comienza a irse por las ramas aportando una serie de datos que en resumidas cuentas, a la hora del remate final, poco o nada importan. Mucho ruido y pocas nueces, al final todo se ve resumido a algo más mundano y más simple de lo que parecía indicar y la peli se cierra sin aportar luz a muchas incógnitas que parecían interesantes a lo largo de la investigación de los protagonistas. Así mismo, el montaje resulta algo bastante insoportable, pues el realizador incluye la repetición incesante de una especie de flashes que pretenden ser atemorizantes y perturbadores y que acaban saturando (dicha técnica además no aporta nada desde el punto de vista narrativo).

¡Guárdate de la secta!

El guión en resumidas cuentas acaba resultando flojo, muy flojo y su estúpida vuelta de tuerca final acusa una completa falta de lógica. Vamos, que ''Los sin nombre'' fue un quiero y no puedo, delató tanto el talento audiovisual de su autor como director, como su incompetencia para contarnos una buena historia como guionista.

''Te quiero, mamá''

No hay comentarios:

Publicar un comentario