miércoles, 18 de marzo de 2015

En busca del valle encantado (1988) de Don Bluth



El entrañable Piecito recién nacido
¡Una obra maestra del cine de animación! Recuerdo que además fue de las primerísimas películas que vi en mi vida (junto con ''La cenicienta'', ''La sirenita'' y ''La bella y la bestia''), en aquellos magníficos años de mi tierna infancia (debí de verlas todas ellas aproximadamente con cuatro o cinco años), y por supuesto no logro evitar emocionarme cada vez que me da por revisionarla. ''En busca del valle encantado'' es una joya absoluta, una de esas piezas que comenzaba a dejar claro que no sólo la Disney tenía la exclusividad en eso de hacer magnos films para los más pequeños (¡ojo!, pero también para el disfrute de los adultos). Su director de hecho es Don Bluth, el cual había trabajado para Disney durante muchos años y que decidió independizarse en un momento determinado y currarse sus propias creaciones ajenas a la todopoderosa productora de animación. El hombre demostró tal talento con sus primeros trabajos (de forma independiente) que llegó a llamar la atención del mismísimo Steven Spielberg, el cual, junto a otro peso pesado en esto de la industria cinematográfica, George Lucas, le produjo este fantástico film (ya había de hecho prestado capital para la realización del trabajo anterior de Bluth, la también muy tierna ''Fievel en el nuevo mundo'').

Piecito con su madre

La madre de Piecito contra el voraz Dientiagudo
El trabajo de Don Bluth no pudo ser más ejemplar, construyendo una historia preciosa, conmovedora y la mar de entretenida, de hecho no me extrañaría que este film le hiciese encenderse una bombillita al propio Spielberg, acerca de la rentabilidad que podría dar a la industria una peli sobre dinosaurios (algo de este trabajo tuvo que inspirarle para su posterior ''Parque Jurásico'', con casi toda seguridad). El film, se sitúa hace millones y millones de años y nos contará la dificilísima travesía que tendrán que atravesar un grupito de pequeños dinosaurios, para llegar al denominado Gran Valle, único lugar de la Tierra que no ha sido víctima de una devastadora plaga. Estos tiernos personajes (Piecito, Cera, Patito, Púas y Petri), irán comprendiendo durante su viaje el valor de la amistad y la colaboración mutua, lo cual los ayudará a ir superando los peligros que los irán acechando, en especial un peligroso Tiranosaurio (llamado por ellos ''Dientiagudo''), que los irá persiguiendo para darles caza durante todo el trayecto. El film, como ya he dicho antes, es maravilloso.

Esta escena me sigue partiendo el corazón (opino que le
da cien mil vueltas en dramatismo a la muerte de Mufasa)

Los protas al completo (Piecito, Cera, Púas, Patito y Petri)
No sólo está magistralmente diseñado visualmente (por supuesto teniendo en cuenta el momento en que se realizó, al lado de las producciones de la Dreamworks o Pixar, se verá a día de hoy un tanto viejuno, claro), sino que presenta un guión la mar de efectivo, ya que la película a pesar de estar por supuesto, enfocada al público infantil, puede perfectamente ser disfrutada por espectadores de todas las edades. Esto es debido a que no estamos ante un film bobalicón, como muchos otros que se han hecho, cuyos argumentos se han construido pensando que los niños pequeños son algo así como seres unicelulares o medio lelos; todo lo contrario, la peli presenta una historia dura y seria (¡qué trágica es la muerte de la madre de Piecito, por Dios!), con aventuras trepidantes y enseñanzas la mar de prácticas aplicables a la propia vida (el mensaje que nos quiere transmitir es que hay que tirar adelante siempre a pesar de las adversidades). 

Los pobres deberán saltear múltiples peligros

El Dientiagudo no dejará de dar morcilla
La consecuencia de esto es que tanto mayores como pequeños, pueden disfrutar su visionado por motivos diversos, gran valía que muchas otras pelis de dibujos parecen obviar de manera imperdonable. Para mí ''En busca del valle encantado'' es claramente una de las mejores películas de animación que se han hecho jamás, es divertida, triste, tierna, preciosa, ¡es una gran pasada! Haciendo alusión al instante en el que el pobre protagonista, Piecito, pierde a su madre, creo que es una de las escenas más demoledoras que se han podido presenciar en una peli de dibujos animados -me atrevería a decir que más jarta y cruel que la muerte de la madre de Bambi, porque para colmo es explícita-; yo debo decir que no consigo evitar que se me ponga un nudo en la garganta cada vez que la veo, para aquellos sensibleros que lloraron con la muerte de Mufasa y que tanto vitorean que es la escena más dramática de la historia de la animación, les recomendaría verse ésta con detenimiento y replantearse esa postura, creo que esa pobre ''cuellilarga'' pereciendo bajo la lluvia con la increíble BANDA SONORA de James Horner sonando de fondo se come viva por completo a la de ''El rey león'' (por mucha fama que tenga ésta), y es que desde mi punto de vista, una madre es una madre, y creo que toca mucho más el corazón que la figura paterna, se mire por donde se mire. En resumidas cuentas, ¡una impactante, preciosa e imperecedera obra de Arte!

La madre de Piecito manifestándose desde las nubes (¡antes que Mufasa!)

R.I.P. Judith Barsi
(1978 - 1988)
*Como trágica curiosidad; quisiera hacer mención a la pobre Judith Barsi, la cual prestó su voz al personaje de Patito en esta película. Esta chiquilla fue una actriz que tuvo su repercusión durante los ochenta apareciendo en series de éxito como ''Cheers'', ''Remington Steele'' o ''Los problemas crecen'', la niña salió por ejemplo también en la cochambrosa ''Tiburón, la venganza''. Desgraciadamente su final fue de lo más injusto y cruel. En 1988, con sólo diez añitos, fue asesinada, junto con su madre, de un disparo propiciado por su padre borracho, el cual posteriormente se suicidó. Lamentable y demoledor el acontecimiento, pero cierto, así que he querido aprovechar este comentario para hacerle este recordatorio a la pobre criatura.

Junticos todos y felices en el Gran Valle

No hay comentarios:

Publicar un comentario