jueves, 3 de diciembre de 2015

1984 (1984) de Michael Radford



Al Partido nadie le protesta
Partiendo de que no me he leído la novela de George Orwell, tomando como referencia la versión cinematográfica de ''1984'' realizada en 1956, que me parece un clásico, he de decir que este film me decepcionó muchísimo. Narrativamente es un auténtico horror, coincido con algún que otro comentario que he tenido la ocasión de leer acerca del film, que la historia es casi incomprensible, no hay por donde cogerla, personajes vacíos (exceptuando al protagonista) que nunca llegan al espectador, ausencia de dramatismo, de interés en general por plasmar una psicología atribuible a los personajes para captar su esencia. Un fallo abismal fruto de un guión carente de garra que hace adolecer a la película muchísimo. Además resulta lenta, tan lenta que se torna muy pero que muy aburrida. 

Al prota Winston Smith (John Hurt), le da por pensar...

...y por enamorarse, ¡craso error!
Realmente la he aprobado porque cuenta con unas magníficas interpretaciones de su protagonista John Hurt, que está realmente soberbio y un hito del Hollywood clásico, Richard Burton en su último papel (ya que moriría poco después de terminar el film) y porque la parte final guarda el atractivo que le sobra al 75 % restante de la película. El final del film me llamó algo más la atención, con unas escenas perturbadoras y asfixiantes (¡las torturas que soporta el pobre protagonista, se las traen!), sinceramente fue lo único que me llamó la atención de toda la película y que creo que es también lo único realmente interesante. Comparándola con su versión de 1956, ésta se queda reducida a nada, narrativamente es un espanto absoluto,  pero es salvable gracias a sus interpretaciones, su puesta en escena desasosegante y su final. Por ello considero que se merece un aprobado raspadete.

Condicionamiento a lo bestia, el sádico de O'Brien
(Richard Burton) tortura al pobre Winston

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada