miércoles, 30 de diciembre de 2015

El señor de los anillos (1978) de Ralph Bakshi



La Comarca es un lugar muy pacífico
Casi con toda seguridad a una gran mayoría de personas (salvo los más puristas adoradores de la literatura de Tolkien), al escuchar hablar acerca de ''El señor de los anillos'', les venga a la cabeza las imágenes de la trilogía que desempeñó Peter Jackson, con Elijah Wood correteando por aquí y por allí con el anillo de marras, con la intención de destruirlo. Comentar que la intención de desear llevar a la gran pantalla la compleja obra de Tolkien, era algo que llevaba dando vueltas por los estudios desde hacía ya muchísimo tiempo, aunque obviamente el hecho de realizar algo de calidad aceptable conllevaba un desembolso tan astronómico que ninguna productora se atrevía a correr semejante riesgo. Algunas de esas predisposiciones corrieron a cargo, por ejemplo, del mismísimo Stanley Kubrick en la década de los sesenta, el cual se desestimó por razones presupuestarias, y en los setenta el director John Boorman (responsable de ''Defensa'' y ''Excalibur'') confeccionó un guión personal que condensaba los tres libros que componían el mamotreto de ''El señor de los anillos''

Gandalf es sabio y buen consejero

Está claro que esta peli le sirvió de storyboard a Peter Jackson
Nuevamente este proyecto cayó en manos de nadie (mencionar que incluso se habían comenzado a construir decorados y todo para su elaboración, los cuales el propio Boorman reutilizó para su posterior ''Excalibur'' en 1981), y no fue hasta 1978 que se decidió retomar el tema de realizar la adaptación cinematográfica que parecía imposible desarrollar. Recordando, en 1977 se había hecho un telefilm animado ''El hobbit'' que era la adaptación de la precuela literia de Tolkien, de su preciada trilogía, por lo cual al señor Ralph Bakshi se le ocurrió la idea de realizar un film de animación (desde luego sería mucho menos complejo que una adaptación con personajes reales). La idea fue aceptada por la hoy desaparecida productora United Artists y así se procedió a realizar dicho proyecto. El propósito de Bakshi era hacer tres films de animación, uno por cada libro, y sacarlos consecutivamente cada año (lo que finalmente hizo Jackson), sin embargo, los problemas presupuestarios le cortaron las alas y los productores le propusieron reducirlo a dos películas, a lo que el director acabó aceptando con tal de lograr sacar adelante su trabajo. 

Gandalf vs. Saruman

Recuerda a los de ''La noche del terror ciego''
Así pues este film supone una adaptación muy condensada (en escasas dos horas) del libro ''La comunidad del anillo'' y de parte de ''Las dos torres'', acabando la historia inconclusa, con la expectativa de realizar otro film que recogiese el resto de ''Las dos torres'' más ''El retorno del rey''. Yendo por parte, lógicamente todo el que vea esta película, deberá tener en cuenta que a nivel de producción no se puede comparar con lo que hizo Jackson en la década de los dos mil, lo primero porque distan más de veinte años entre una y otra y lo segundo, porque la diferencia presupuestaria es abismal. La peli es precaria, la animación se nota un tanto obsoleta y por ende, la elipsis de elementos de los libros es muy notoria. Se nota que la historia va a trompicones, que se salta muchas cosas y que se apresura, pero esto es normal, en dos horas se condensan un montonazo de páginas. No obstante, a mí la película, debo reconocer que me gustó bastante, salvando las distancias con la trilogía de Jackson. El diseño de los escenarios y la ambientación está muy currada (es más, estoy seguro que le sirvió bastante de storyboard a Jackson), el film es siniestro y sombrío (nada de infantil, como por ejemplo sí lo era la adaptación anterior de ''El hobbit'') y bastante catastrofista. 

Gollum no es de fiar

Los orcos preparados para el ataque
Mola mucho el estilo que utilizaron para filmar ciertas tomas. Resulta que el director probó una técnica que se denomina rotoscópica, esto consistía en filmar actores caracterizados reales y después pintar los fotogramas en el laboratorio para dar la sensación de que son dibujos animados. Puede notarse en varias ocasiones como estas figuras reales dibujadas se intercalan en la acción con los personajes animados de verdad y lo cierto es que visualmente (aunque se vea algo desfasado) es un efecto que mola bastante. La película es bastante amena (debo decir que en ocasiones se me hizo hasta más llevadera que las de Jackson) al estar todo más condensado y posee momentos bastante llamativos de y gran genialidad artística. Sin embargo, a pesar de no haber cosechado malos números en taquilla, acabó pasando sin pena ni gloria porque no recibió buenos comentarios y las críticas en general se cebaron con ella malas, achando como siempre, la torpeza adaptativa de las novelas de Tolkien (como si eso hubiese resultado moco de pavo), a consecuencia de ello, se desestimó hacer la otra película que estaba en mente, por lo tanto este film quedó ahí suspendido como mera curiosidad, incompleto y olvidado por el tiempo, algo inmerecido desde mi punto de vista, porque insisto, salvando las distancias con las pelis mucho más ambiciosas de Jackson, esta precaria adaptación está bastante conseguida. 

Escenarios reales filmados en Cuenca (¡sí, tal cual!)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada