jueves, 17 de diciembre de 2015

Los rescatadores (1977) de John Lounsbery, Wolfgang Reitherman, Art Stevens



''Los rescatadores'' es una de las pocas pelis de animación
Disney que se desarrolla en la época contemporánea
Creo que ''Los rescatadores'' es una peli de Disney totalmente reivindicable, y a pesar del éxito que cosechó en su momento, bastante mal tratada en líneas generales y a la que no se le suelen tener en cuenta sus múltiples aspectos positivos. A mí esta peli también me encantó desde siempre, cuando la vi siendo niño me lo pasé pipa en los múltiples visionados que le concedí, me parece muy entretenida, amena y tiernísima. La peli arranca con un prólogo enormemente deprimente y tristón, acompañada por una canción que es capaz de darle un bajón a cualquiera y es que la historia planteada es muy pero que muy triste (valga la redundancia); una pobre niña que es secuestrada por una villana asqueante (una doble de Cruela de Vil, denominada Medusa, ¡menuda hija de puta, pero qué carisma también tiene el bicho!), a la que retiene en medio de un sombrío y tenebroso pantano. La niña pide ayuda mediante un mensaje en una botella, desesperada y sin espectativas de que la vengan a salvar. 

Los ratoncitos protagonistas, Bernardo y Bianca

Bernardo y Bianca en misión de rescate
Por suerte para ella, sus rescatadores serán dos ratones con unas agallas tremendas, Bernardo y Bianca (¡vaya pedazo de pareja, desprenden una conexión deslumbrante, sobre todo para ser dibujos animados!), pertenecientes a una especie de asociación ratonil que se dedica a casos de salvamento (no cabe duda que el argumento es la mar de novedoso y original) y que correrán un sin fin de riesgos para liberar a la pequeña de su cautiverio. De ''Los rescatadores'' me gustaría destacar que se trata de una peli de dibujos que, extrañamente, está desarrollada en la época actual en la que se hizo (en este caso, los años setenta), así de pronto sólo se me vienen también a la cabeza las menospreciadas ''La tostadora valiente'' y ''Oliver y su pandilla'' que también tienen lugar en la época contemporánea, una rara avis puesto que la mayor parte de las pelis de animación (y sobre todo de Disney) se centran en mundos fantásticos o momentos históricos pasados. 

La malvada hija puta de Medusa

La pequeña y entrañable Penny
Lo segundo es que hace un perfecto contraste entre los momentos melancólicos y tristes y los de humor, habiendo un poco de todo, en su justa medida y sin abusar, en ciertas ocasiones se te puede caer la lagrimita fácil (como los momentos en los que la pobra niña es humillada por la bruja de Medusa) o descojonarte (como el final en el que la pandilla de animalitos del pantano le dan su merecido a la villana, ¡menudas carcajadas soltaba yo de peque!), sin olvidarnos alguno incluso la mar de siniestro (como ese descenso de la pequeña a una gruta repleta de calaveras y diamantes). Me encanta también el rollito que le dan de ''América profunda'' a la película pero centrándola en unos personajes que son animales, véase los habitantes del pantano que son un estereotipo de los garrulos paletos del entorno rural americano, en contraposición a la finura y elegancia de sus protas. 
 
Medusa con sus secuaces, Brutus y Nerón

La peli además me encanta ese mensaje que proyecta de superación, resulta que unos bichitos tan vulnerables y aparentemente frágiles como dos ratoncitos son capaces de entramar un rescate laborioso y salir victoriosos y heróicos. En definitiva, creo que es un clásico la mar de genuino, injustamente aparcado como un film de animación menor, es una joyita con la que poder seguir disfrutando generación tran generación, tanto grandes como peques. Por cierto, decir que fue el último éxito de la compañía durante más de una década, hasta ''La sirenita'' en 1989, la Disney no paró de darse batacazos en taquilla durante toda la década de los ochenta. 

Buscando diamantes en la gruta siniestra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada