jueves, 10 de diciembre de 2015

Operazione paura (1966) de Mario Bava



Muertita de miedo
Aquí tenemos al gran Mario Bava aportando una magna joya de terror gótico, muy al estilo de la Hammer en cuanto a estética y ambientación. Bava ya había destacado dentro del horror gótico con obras maestras como ''La máscara del demonio'' o ''Las tres caras del miedo'' y nuevamente volvió a componer una pieza magna de sobresaliente composición visual, colorista y muy efectiva a la hora de presentar una clásica historia de fantasmas. El argumento nos cuenta como en una villa perdida de la mano de Dios, afincada en un lúgubre páramo, en pleno siglo XIX, sus habitantes viven horrorizados por la presencia del espíritu amenazante de una terrorífica niña que parece hacer su aparición en una siniestra mansión, llena de sus correspondientes telarañas y ténue iluminación de velas. 

Espeluznante aparición

¡Qué mal rollo da la vieja!
A su vez se mezcla la trama detectivesca cuando llega un científico al lugar y comienza a investigar la causa de una serie de muertes que asolan la zona e irá descubriendo unos cuantos enigmas que giran en torno a la presencia fantasmal de la niña. La peli va presentando una serie de engañosos giros que, en resumidas cuentas, acaban dando una explicación muy simplista al misterio y es que, vamos a ver, aquél curtido en películas sobre espectros justicieros y acosadores, ya podrá averiguar fácilmente por donde van los tiros. ''Operazione paura'' es un brillante ejercicio de estilo, Mario Bava era un artesano ejemplar capaz de hacer con cuatro dólares una magna obra de arte y aquí lo demuestra, pues supo paliar las deficiencias presupuestarias con las que contó durante su rodaje, en pro de elaborar un film de gran podería escénico y de sombría ambientación.  

Hipnótica puesta en escena

''Operazione paura'' creo que es una pieza muy a tener en cuenta para todos los amantes del terror más clásico, aunque desgraciadamente no se editó en nuestro país y por lo tanto no se encuentra doblada al castellano, razón por la cual pasará desapercibida para un grandísimo público, contando ya de por sí de que su localización no es precisamente fácil. No obstante recomiendo a todo aquél degustador del género que si tiene la oportunidad, le dedique el vistazo que merece.

Ésta no va a acabar muy bien

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada