martes, 22 de diciembre de 2015

El libro de la selva (1967) de Wolfgang Reitherman



El pequeño Mowgli es socorrido por Bagheera
''El libro de la selva'' supuso el inicio de una etapa un poco difusa para la Disney, fue la última producción que la factoría desempeñaría con su maestro y mentor vivo, iniciándose así una larga temporada en la que los fracasos para la compañía se harían más notorios que los éxitos (hasta casi 20 años después). Pues bueno, este film supuso la adaptación al formato animación para toda la familia del texto de Ruyard Kipling, sobre las aventuras del pequeño Mowgli, un niño criado por lobos en plena jungla. Pues bien, el resultado es un film simpático, ameno y lleno de buenas intenciones (marca Disney, claro), la verdad no comprendo las críticas de los más puristas que se ofuscan por su poca fidelidad al relato original. 

Mowgli intenta ser un elefante

''Busca lo más vital, no más''
Vamos a ver, es normal que si la película va destinada a los más pequeños de la casa cosas que aparecen en el libro tales como que al malvado tigre Shere Khan lo aplasta una manda de elefantes y luego Mowgli lo despelleja entero, se omitan y se dulcifiquen, es algo que cae de cajón y dichas licencias deberían de verse como lógicamente permisivas, aparte de que yo soy de los que opinan que una adaptación perfectamente puede permitirse las diferenciaciones que desee que para eso es lo que es, una adaptación, si es en pro de que la obra definitiva cumpla con el requisito fundamental de amenizar y entretener. Centrándonos en el film en sí, a mí personalmente ''El libro de la selva'' nunca fue de las pelis de Disney que más me gustaron, la vi de pequeño múltiples veces, me pareció simpática, algunas canciones son la mar de movidas y que posee momentazos la mar de llamativos (la escena del baile con los monos en la que Baloo hace acto de presencia travestido todavía a día de hoy sigue haciendo que me descojone vivo), pero desde luego no la incluiría dentro de mi top ten de preferencias en lo referido a cine de animación.

Los villanos, Shere Khan y Kaa

Los personajes son carismáticos, no cabe duda (sobre todo Baloo), los números musicales están muy bien planificados y justificados, y como ya he dicho, las canciones en líneas generales cumplen, por lo tanto la peli es molona y entrañable. Pero bueno, a mí nunca me emocionó especialmente, me pasa lo mismo que con ''El rey león'', puedo verlas sin problemas, me traen buenos recuerdos de la infancia, pero ya está, la vena de la emotividad no se me llena con ellas.

¡Qué descojone con el Baloo travestido!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada