miércoles, 2 de diciembre de 2015

I spit on your grave 3 (2015) de R. D. Braunstein



La vengadora Jennifer Hills (Sarah Butler)
Bueno, recordando el señor Steven R. Monroe había resucitado a modo de hiper violento remake el clásico de la exploitation ''La violencia del sexo''. Al parecer nadie se esperaba que ''I spit on your grave'' iba a suponer el inicio de una franquicia que según parece, pretende traer de nuevo a la actualidad ese espíritu malsano de las exploitations setenteras, repletas de violencia, desgracidamente bastante realista. La primera se mostró única a la hora de plasmar el gore y la visceralidad de manera gráfica y, un tanto quizás, excesiva, pero que a los que ''disfrutamos'' con esta temática de venganzas justas a previass violaciones, nos dejó más que satisfecho. No se quedó corta la secuela, la cual en sí no guardaba relación con los acontecimientos de su antecesora, aunque mantuvo la esencia de la temática y nuevamente, nos hizo ser testigos del sufrimiento que le procesa una pobre víctima a sus anteriores torturadores (placer culpable para cualquiera que tenga un mínimo de sentimientos). 

Terapia de grupo

A joder a los cerdos de los violadores
Esta tercera, se convierte en una secuela de la primera, recupera a la prota de ésta, Jennifer Hills (excepcional Sarah Butler), la cual vive con el trauma de lo ocurrido, es insegura y neurótica y acude a un  grupo de terapia, compuesto por mujeres que también han pasado por una experiencia similar a la suya. Así pues, el argumento cambiará con respecto a las dos anteriores, ahora no hay en sí violación y posterior venganza, sino que el film tomará los derroteros de pelis como ''El justiciero de la ciudad'' y más concretamente ''Ángel de venganza''. Jennifer se convertirá en la particular justiciera y viendo como la justicia, o lo que debería llamarse como tal, es una puta mierda, los violadores campan a sus anchas sin que se les pueda castigar y como en definitiva, las indefensas víctimas son las que salen perdiendo, ella intentará aportar su granito de arena para darles su merecido a esta basura andante, mediantes los métodos sangrientos que, a los que hemos visto las anteriores, ya nos resultarán familiares. 

¡Tajo justo y doloroso!

Lo que le espera a este cabrón es tremendo
Vale, se hace una apología gratuita del ''ojo por ojo'', bueno hay que tener en cuenta la clase de peli que es, y el hecho de que uno pueda disfrutar con su planteamiento no nos convierte en culpables de ser unos sádicos perturbados, quizás sí del hecho de quedarnos frustrados e impotentes ante muchas injusticias que presenciamos habitualmente ante nuestros ojos, por lo tanto la peli puede servir de liberación de adrenalina. El film, dosifica bastante el contenido violento, es bastante menos crudo que las anteriores, aunque se reserva los golpes fuertes para dos muertes concretas que son absolutamente brutales. Es distinto como ya dije a sus antecesoras y eso puede que decepcione a aquél que pretenda ver más de lo mismo, en lo personal a mí me moló ese giro argumental y el enfoque nuevo que se le ha dado, aunque debo reconocer que eché de menos alguna referencia al segundo film, la cual la hubiese agradecido mucho. 
 
Eso puede caber perfectamente

A mí me agradó, me entretuvo y me hizo disfrutar con todas las de la ley, porque me mola la temática y porque en la ficción nunca viene mal meterse un chute de ''violencia justiciera'', con la cual inconscientemente todos hemos soñado alguna vez, porque ¿qué sentimientos tendríamos si estuviésemos en el pellejo de alguna de estas desgraciadas protagonistas? Si decidiesen hacer una ''I spit on your grave 4'' yo la recibiría con mucho gusto. 

Justicia severa y tajante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada