martes, 8 de diciembre de 2015

En compañía de lobos (1984) de Neil Jordan



La joven Rosaleen ''Caperucita'' (Sarah Patterson)
y su dulce abuelita (Angela Lansbury)
Siempre escuché y leí muy buenas críticas acerca de este extraño film de fantasía realizado por Neil Jordan, quien después sería el responsable de ''Juego de lágrimas'' y ''Entrevista con el vampiro'', y sinceramente a mí me pareció un coñazo de los grandes. Es la típica película para contentar a los puristas de turno que la alaban por su contenido poético, metafórico, analógico y demás, obviando que presenta un guión ilógico, pesado y sin un ritmo nada llevadero. La peli en esencia parece ser una especie de vuelta de tuerca del cuento de Caperucita Roja, añadiéndole cierta sensualidad e incluso sexualidad, la nena se muestra bastante cachondota con el apuesto ''lobo feroz'' que revienta la cabeza de la abuelita como un molde de cerámica (tal cual, ver la escena para creerlo). 

''Hola mi amor, soy yo tu lobo''

A punto de transformarse en lobo
La peli no se sabe muy bien en qué marco temporal se ubica y si en realidad es un sueño o una fumada de la protagonista, porque arranca en lo que parece ser la época actual (en el que se hizo la peli), se mezcla de pronto con una época indeterminada, más rollo victoriano, más correspondiente a los cuentos de hadas, aunque de repente aparecen en escena coches más modernos, en fin que uno no llega a saber qué cojones nos deseaban contar el señor Jordan y compañía con este delirio argumental. El film parece estar compuesto por diversas historias, no sabemos, insisto si es la prota quien las sueña, imagina, o se las cuenta su abuelita, cuyo nexo común son los hombres lobo. Finalmente la pobre Caperucita, inocentona y virginal, se verá corrompida por la presencia de un unicejo (marca para identificar a los hombres lobo) que acaba siendo el lobito perverso que pone fina a la abuelita (interpretada por Angela Lansbury, la única presencia destacable del film). 

Un lobo bastante birria

Sí, el ambiente en muy onírico, la atmósfera muy enrarecida, y todo adquiere un tono distinguido y ciertamente llamativo desde el punto de vista visual, pero no nos engañemos, el film es vacío, aburrido y en lo personal, no me aportó absolutamente nada más que una pérdida de tiempo. Ni las transformaciones de hombres a lobos me parecieron mínimamente impresionantes, al lado de ''Aullidos'' o ''Un hombre lobo americano en Londres'', se quedan en una birria extrema. En fin, que no la recomiendo a pesar del renombre que tiene y de su apelativo de peli de culto. 

Elegancia lobuna

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada