miércoles, 30 de diciembre de 2015

El señor de los anillos, las dos torres (2002) de Peter Jackson



Frodo (Elijah Wood) y Sam (Sean Astin)
continúan aventura por su cuenta
Continúa la aventura tolkiana. ''La comunidad del anillo'' acabó como el rosario de la Aurora, los pobres hobbits escalabrados y desamparados intentado destruir el anillito de marras, el enano, el elfo, el montaraz y demás, por su cuenta lidiando contra los enfurecidos orcos (¡qué feos son los cabrones!) y mientras tanto desatándose una batalla milenaria que prometía ser la hostia de cañera. ''Las dos torres'' empieza fuertecilla y lo mejor de todo, no deja de serlo en ningún momento, bien cargadita de aventuras y adrenalina, sin ni un sólo segundo de respiro. Por ello, puedo decir que es mi favorita de ''El señor de los anillos'', la disfruté plenamente y me dejó mucho más satisfecho que su antecesora. Además, hace su aparición el personajazo por excelencia, ese ser deforme y horrendo pero que da hasta cierta ternurita por ser un desgraciado el pobre, Gollum, con su famosísima frase: ''es mío, mi tesoro''

Gollum es la nueva estrella del cotarro

La comunidad sigue luchando contra los malos
''Las dos torres'' posee una estructura narrativa magnética, nos va mostrando a los protagonistas y sus vivencias, dispersas en diferentes lugares y situaciones; ya no son una comunidad unida, cada uno tiene que lidiar con su propia tragedia y eso le da más dramatismo a la historia. Este film es más oscuro, más deprimente, más sombrío. Los malos por momentos parecen tener las de ganar y eso profundiza el efecto fatalista que te hace vivir la película de manera más intensa. Ahí tenemos al macabro de Saruman cortando el bacalao sirviendo al Señor Oscuro, Christopher Lee que vuelve a estar increíble, majestuoso, confabulado con otro villano histórico, Brad Dourif (la eterna voz de Chucky) haciendo de Lengua de Serpiente, un malvado tan vil y repulsivo como carismático. Ahí tenemos un ejército inconmesurable e imparable de orcos tocándoles las pelotas a los héroes, protagonizando una batalla épica, la que tiene lugar en el abismo de Helm, un infernal lugar cuya escenificación ya es una obra maestra en sí. 

Brad Dourif (la voz de Chucky) encarnando otro villano mítico, Lengua de Serpiente

Christopher Lee también repite como Saruman
''Las dos torres'' es pura tensión, puro dinamismo, cada aparición de Gollum vale su peso en oro, ese efecto manipulador que ejerce sobre Frodo, siendo el pobre Sam (Sean Astin, en antaño uno de los tiernos ''Goonies'') el que intenta por todos los medios que el ceporro de su amigo (¿quizás más que eso?) caiga en las redes oscuras (el lado oscuro siempre lleva a la perversión), ese mítico y frenético enfrentamiento a espadazos entre los asqueantes orcos y los ilustres héroes que les plantan cara, sin mencionar ese increíble ataque de los arbustos andantes (que sí, que a los adoradores de Tolkien les parecerá un sacrilegio no llamarlos ents, pero a mí me gusta más llamarlos así) a la torre donde se oculta el ''inocente'' de Saruman, todo esel monte aluvión de aventura incesante y asombrosa espectacularidad escénica, convierten a ''Las dos torres'' en una más que gratificante experiencia para los sentidos. Recuerdo que en el cine quedé absolutamente encantado con lo visionado, deseoso de ver la conclusión de la trilogía y más que satisfecho porque nuevamente me habían volado tres horas de mi vida de lo más amenas. En definitiva, siempre ha sido y será mi favorita de ''El señor de los anillos'', sin lugar a dudas.

La batalla en el abismo de Helm será épica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada