viernes, 25 de julio de 2014

Porky's 3, la venganza (1985) de James Komack



Pee Wee (Dan Monahan) tan pardillo como siempre
Y aquí tenemos la tercera parte de la divertidísima saga de "Porky's" creada por Bob Clark. En esta ocasión, el propio Clark se desentendió del asunto (igual por los irregulares resultados de su segunda parte de cara a la taquilla en comparación con la astronómica recaudación de la original), y cedió sus personajes a otras manos que maquinaron esta continuación. Debo decir que, a pesar de este detalle, este tercer episodio de las andanzas del panoli de Pee Wee (Dan Monahan) y sus salidorros colegas, me gustó bastante más que la segunda película (la cual, la considero la más floja). En primer lugar porque supieron reincorporar el humor más macarra de la original (un tanto contenido en la peli anterior), los chistes zafios vuelven a plagar la pantalla y ese toque de seriedad impuesto en la secuela anterior, se difumina y el cachondeo puro y duro lo inunda todo; grato acierto. 

Con estos chicos, el desmadre nunca cesa

La sueca Inga (Kimberly Evenson) a punto de enseñárnoslo todo
En segundo lugar, lo mejor de todo, recuperan al personaje que da título a la franquicia, Porky (Chuck Mitchell), estupidamente omitido en la segunda parte, el cual volverá a tener un nuevo encontronazo con los chavalucos que en el primer film, le hundieron (literalmente) su negocio (el famoso puticlub con los cerditos de neón), en lo personal la verdad, me moló que se volviese a contar con dicho personaje, esto vuelve a ser "Porky's" en toda su dimensión. Por lo demás, seguiremos topándonos con nuevas aventuras descacharrantes de los mismos personajes protagonistas, las putadas a la severa Ballbricker (Nancy Parsons) -de la cual incluso veremos su lado más sensible, tierno y hasta sensual-, gamberrismo, sexualidad, erotismo picantón (se incluye la prescencia de Inga, una sueca que está como un tren y que como, no podía ser de otra manera, mostrará sin ningún pudor sus glándulas mamarias en más de una ocasión), y sobre todo mucha diversión y entretenimiento. 

Los chavales de nuevo cara a cara con Porky (Chuck Mitchell)

Esto es porno
Sí es verdad que tenemos dos bajas, en lo referido al reparto original, pues no se mantuvieron los personajes de Mickey (Roger Wilson) y de Tim (Cyril O'Reilly), por lo tanto choca un poco el ver que la panda, en esta ocasión, se quedó incompleta; pero bueno, no es un detalle que lastre demasiado a la película. Como ya he dicho, el hecho de que regrese Porky, ya es motivo suficiente para que el film sea más destacable que su antecesora, aunque eso sí, no llega al nivel de la original -eso es lógico-. El film no hizo mala taquilla, pues habiendo costado 9 millones de dólares recaudó más de 20 millones sólo en Estados Unidos, pero se notaba que había perdido bastante fuelle, por lo que supuso la clausura definitiva de la tan mítica saga, ¿para bien o para mal?, nunca lo sabremos, habrá que conformarse con lo que resultó, lo cual es la mar de efectivo para pasar un gran rato y despreocuparse de todo. 
 
¿Quieres a la hija de Porky en la salud y en la enfermedad...?

*MI MOMENTO FAVORITO: el desternillante y fortuito encuentro sexual entre Tommy (Wyatt Knight) y la estirada Ballbricker (Nancy Parsons), para mí uno de los momentos más divertidos de la saga.
 
''Huy, ha sido una confusión''

No hay comentarios:

Publicar un comentario