miércoles, 23 de julio de 2014

Universidad salpicada (1984) de Richard W. Haines



Pasaba por ahí y la asesinaron
Dentro del amplio número de productos que ofreció el slasher ochentero, casi con toda seguridad éste represente lo peorcito. "Universidad salpicada" es un bodrio amparado por la productora Troma, en el que si bien se presenta el típico esquema típico de cualquier otro slasher de la década, prácticamente nada funciona en él. La película va, pues de lo habitual, un loco se fuga de un manicomio tras matar a un enfermero, llega a un campus universitario y haciéndose pasar por un cura, se va cargando a jovencitas calenturientas (sí, una cosa muy curiosa es que el asesino sólo despacha a miembros del sexo femenino; no mata a nadie con miembro viril, ¡qué misógino!). La verdad es que no se puede decir nada bueno de esta película, es mala, mala, pero mala. 

Por ahí se ha dejado caer otra víctima

¡Por favor, esto tiene que ser una coña!
Los actores son una puta mierda, la ambientación horrorosa, la realización en general es criminal y ya no hablemos de su historia; es ridícula en todas sus dimensiones. Es de esas mierdas tan grandes que seguramente, las "brillantes" mentes pensantes que la llevaron a cabo, la ven hoy en día y deben agachar la cabeza de vergüenza al ver el engendro tan miserable y patético que llegaron a parir. El único detalle que me parece curioso mencionar y es además, el motivo porque supe de su existencia, es que esta película es mencionada por el entrañable personaje de Randy en "Scream 2", en la escena en la conversa con Ghostface a través del movil, poco antes de que lo despachen. Por lo demás, una cagada infecta tan grande y tan apestosa que grato favor nos haría desapareciendo de la faz de la Tierra.

¡Eso, tú abre bien la boquita ceporra!

No hay comentarios:

Publicar un comentario