miércoles, 10 de junio de 2015

1997: rescate en Nueva York (1981) de John Carpenter


 
El duro protagonista, Serpiente (Kurt Russell)
Todo un clasicazo de ciencia ficción ochentera, orquestado de manera magistral por un John Carpenter en estado puro. De hecho ''1997, rescate en Nueva York'' no fue una simple peli más del género, sino que fue un film referencial como pocos dentro del mismo, a la par que otra joyita del mismo año, ''Mad Max 2, el guerrero de la carretera''. Si digo esto es porque ambas pelis sirvieron como base fundamental a la hora de retratar la imagen que muchas otras después de ellas, darían del futuro postapocalíptico. Tanto en estética, como en ambientación y tono catastrofista, estos dos films inspirarían a infinidad de otros tantos posteriores (incluso a día de hoy siguen haciéndolo), incluso llegando a ser objeto de plagio (muchas pelis italianas calcaron sus esquemas de forma descarada). Lo que nos ofrece ''1997, rescate en Nueva York'' es un torrente de acción, aventuras y ciencia ficción, con un particular anti-héroe llamado Serpiente (Kurt Russell, rompiendo con su imagen de chico buenín de la factoría Disney), al cual se le ha encomendado (o mejor dicho, se le ha impuesto) una arriesgadísima misión. 

Aquí tenemos al veterano Ernest Borgnine

Rehme (Tom Atkins) y Hauk (Lee Van Cleef)
Es el año 1997 (de aquélla, el futuro, tengámoslo en cuenta), Nueva York se ha convertido en una enorme prisión en la habita la chusma más miserable y despreciable del planeta, los cuales conviven a modo de tribus urbanas (rollo ''The Warriors'') dispuestas en diferentes distritos, sobreviviendo como buenamente pueden, porque el aspecto de la ciudad es de tugurio infecto total. Resulta que el presidente de los Estados Unidos (Donald Pleasence) ha quedado atrapado en la propia Nueva York, después de que su avión, el Air Force One sufriese un incómodo accidente y se estrellase allí. Ahí es donde entra Serpiente, un convicto curtido en mil batallas peligrosísimas a lo largo de su existencia y el cual es experto en salir airoso de todas ellas (para el recuerdo, le queda un ojo tuerto). Nuestro prota cuenta con un tiempo específico para adentrarse en Nueva York, saltear los peligros que encuentre dentro y rescatar al presidente sano y salvo, si no lo consigue, lleva en su cuerpo un mecanismo que le hará explotar literalmente. 

El presidente (Donald Pleasence) en una situación comprometida

Ya no hay marcha en Nueva York
Serpiente se la juega, es una misión casi suicida, pero no le quedan muchas opciones, así que pondrá todo de su parte para que, por la cuenta que le queda, conseguir cumplir dicha misión con éxito. El resto es pura adrenalina, Nueva York es una pura jungla repleta de lunáticos, psicópatas y chusma de toda clase. ¿Lo logrará Serpiente? ''1997, rescate en Nueva York'' es una peli sorprendente, rodada con un estilo impecable y dotada de un look de cómic increíble que a su vez le añade una estética muy particular, como ya he dicho, imitada hasta la saciedad posteriormente. El film sirvió para convertir a Kurt Russell en un durito de Hollywood, y a darle un giro de 180 grados a su carrera. Secundándolo encontramos un reparto de auténtico lujo, actores veteranos como Ernest Borgnine, Lee Van Cleef, Donald Pleasence (repitiendo con Carpenter tras ''La noche de Halloween'') junto a otros fetiches de Carpenter como Tom Atkins, Charles Cyphers, Adrienne Barbeau (prota de ''La niebla'', quien era además su esposa). En resumidas cuentas, se trata de todo un joyón, un clásico imprescindible y maravilloso, siniestro y emocionante, toda un grato regalo para los sentidos y una pieza estandarte dentro del género de ciencia ficción. 

La guerrera Maggie (Adrienne Barbeau)

No hay comentarios:

Publicar un comentario