jueves, 18 de junio de 2015

Star Crash (choque de galaxias) (1978) de Luigi Cozzi



El espacio tope colorista
Pues voy a ser sincero, me encanta esta peliculilla. Es cutre, sí, es modesta y precaria como ella sola, también, pero tiene ese toque retro que la hace infinitamente entrañable. ''Star Crash (choque de galaxias)'' no es ni más  ni menos que una copia italiana explotativa de la mismísima ''La guerra de las galaxias'' (no hay más que ver la composición de los créditos iniciales, que lo delatan sin ninguna duda de primeras). Por lo tanto tendremos, maquetas la mar de cantosas de mini-naves espaciales que se supone que surcan el espacio exterior, una atmósfera espacial llena de colorines (suponemos que simulan ser estrellas) tal cual árbol de Navidad, una especie de robots animados mediante stop motion (que resultan la mar de nostálgicos), una BANDA SONORA compuesta por el mismo John Barry que tiene ese toquecito de peli familiar a lo Spielberg tan de la época, vestuarios rollo psicodélicos (¡años setenta puros y duros!), y hasta las curvas hiper sensuales de una preciosa y deslumbrante Caroline Munro paseándose a lo largo de la peli con un bikini la mar de sexy (¡qué guapa era esta mujer!). 

Por ahí desfilan también los sables láser

En el medio Stella Star (la deslumbrante Caroline Munro)
El resultado es una peli de ciencia ficción y aventuras, para todos los públicos (a pesar de ser italiana va muy contenida en lo referido a la violencia y material escabroso habitual) muy amena y entretenida e incluso chocante desde el punto de vista estético (esa ambientación colorista por momentos la envuelve de una atmósfera visualmente bella). Sí que es cierto que no conseguirá un aprobado desde el punto de vista de un juez muy exigente, lo primero porque ya parte de una influencia muy poderosa y de gran peso en la historia de la ciencia ficción y lo segundo porque, no se puede negar, su bajo presupuesto sale a relucir casi en cada momento. Pero ahí también radica su atractivo, en el ofrecimiento de un producto sin ningún tipo de pretensión y únicamente destinado para el entretenimiento del público (aparte de aprovechar el tirón comercial del pelotazo que había supuesto la original ''Star Wars''). 

El malvado Conde Zarth Arn (Joe Spinell)

Los simpáticos robots de stop motion
Destacar la presencia en su reparto, aparte de la arrebatadora Caroline Munro, rostros tan populares como el mismo Christopher Plummer, David Hasselhoff (al cual no le quedaría mucho para pegar todo un pelotazo gracias a ''El coche fantástico'' y posteriormente a ''Los vigilantes de la playa'') y a Joe Spinell (el inolvidable psicópata de ese joyón que es ''Maniac'', en la que también volvió a coincidir con la Munro). En resumidas cuentas, un clasiquillo de serie B que con el tiempo incluso (a pesar de sus lacras y defectos) se ha visto beneficiado cosechando cierto culto a su alrededor. A mí, con franqueza, me moló mucho, como versión cutre y macarrónica de ''La guerra de las galaxias'' resulta bastante satisfactoria (he visto mierdas mucho peores y con más presupuesto).

Aquí tenemos al príncipe Simon (David Hasselhoff) al mando de la nave

No hay comentarios:

Publicar un comentario