domingo, 7 de junio de 2015

Escala en Hawai (1955) de John Ford, Mervyn LeRoy



La teniente Ann Girard (Betsy Palmer)
R.I.P. (1926 - 2015)
Esta semana me he enterado del fallecimiento de un gran icono del terror, Betsy Palmer, la que fuese la violenta asesina del clásico ''Viernes 13'', madre del famosísimo Jason Voorhees. Por ello, buscando una forma de hacerle un homenajillo que no implicase hablar de ''Viernes 13'', porque esta señora ha tenido una amplia y larga carrera me acordé de esta película que voy a comentar, en donde nos honró con su presencia y su natural belleza. ''Escala en Hawai'' (¡telita nuevamente de dónde se sacaron la traducción los dobladores castellanos, porque el título original es ''Mister Roberts''!) es un film que trata sobre las relaciones difíciles, muy difíciles, de la tripulación de un buque mercante que navega a través del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. El teniente Roberts (Henry Fonda) será sobre el que recaiga la responsabilidad de intentar lidiar con los respectivos miembros de esta tripulación, desde el hueso del capitán Morton (James Cagney), hasta el indisciplinado Ensign Pulver (Jack Lemmon). 

El prota, el teniente Doug Roberts (Henry Fonda)

Roberts con el graciosete de Ensing Pulver (Jack Lemmon,
ganador del Oscar al mejor actor secundario)
El film centra casi por completo toda su acción a bordo del buque e iremos siendo testigos de la rutina de sus tripulantes, la tensión vivida entre ellos, el afecto que muchos llegarán a cogerse unos a otros, etc. La película posee una estructura muy teatral (de hecho, es la adaptación de una obra de teatro), y divaga entre la comedia, el drama, el cine bélico, sin realmente decantarse mucho por ninguno, ¡craso error en mi opinión! A mí me gusta ver un film en el que se marca el género, o al menos, si dos de ellos (o tres incluso) se dan la mano, por lo menos que estén bien delimitados. En ''Escala en Hawai'' no pasa eso, por lo tanto mi impresión de la película ha sido extraña, no me ha llegado a cuajar, no me ha transmitido. Cuando es necesario ser seria, no lo parece tanto, cuando parece que va a ser cómica, no llega a resultarlo (el momento del jabón me parece que está fuera de lugar), en resumidas cuentas me ha parecido una película sosa y simple. 

Ensing tonteando con la teniente Girard

Roberts enfrentándose al duro capitán Morton (James Cagney)
Sí, tal cual, a pesar de estar dirigida por todo un John Ford, el cual tuvo que ser sustituido debido a un contratiempo que le impidió acabar el rodaje, por otro gran directorazo con Mervyn LeRoy. En lo personal, sinceramente no me hizo especial gracia, es más, la encontré aburrida por momentos y también innecesariamente larga. Lo único que me llamó la atención es, como ya señalé, la aparición de Betsy Palmer, muy joven y dulce, alejada de su famosa imagen de sanguinaria psicópata pureta, y que Jack Lemmon hubiese sido premiado con su primer Oscar, en este caso como mejor actor secundario, por un papel que ni de lejos, me parece de lo más memorable de este genial actor (no hay más que echarle un vistazo a pelis como ''Con faldas y a lo loco'', ''El apartamento'' o ''Desaparecido'' para darse cuenta). A pesar de todo tuvo un gran éxito en su tiempo y ha pasado a la historia por ser un gran clásico. 

La tripulación en calma por fin

No hay comentarios:

Publicar un comentario