lunes, 22 de junio de 2015

Patrick (1978) de Richard Franklin



Un casi electrocutamiento húmedo
''Patrick'' es un film australiano que cosechó cierto éxito, en especial de crítica, cuando vio la luz. El film siguió la estela de pelis que estaban petándolo por el momento, incorporando detalles en la trama acerca de un personaje con poderes telequinéticos y extrasensoriales los cuales utilizaba para damnificar a la peña (otros ejemplos vendrían a ser ''Carrie'', ''La furia'', ''Scanners''). El detalle principal que le da cierto atractivo a este film, es precisamente su originalidad argumental, ya que nos presenta una historia de gran potencial, aunque lamentablemente no se le supo sacar el partido debido. El film gira en torno a la figura del propio Patrick, un psicópata que se encuentra en coma en la cama de un hospital, lo cual no le impide seguir cometiendo fechorías. Con sus poderes telequinéticos, es capaz de seguir matando gente, sin necesidad de mover un solo dedo. De esto, comenzará a ser consciente una enfermera que lo trata, la cual irá descubriendo que es capaz de comunicarse con él (si hasta le produce erecciones tocándole la cosita, ¡la muy salida!). 

El psicópata de Patrick (Robert Thompson) en coma

Kathy (Susan Penhaligon), la petarda de
la enfermera que cuidará de Patrick
Pues bien, el problema que presenta ''Patrick'' es que posee un ritmo tan estático, que el desarrollo de la película se vuelve bastante pesada. Le falta acción, le falta chicha, es un film muy soso, muy simple, muy rancio. La maldad de Patrick apenas destaca, mata poco (muy poco) y la mayor parte del metraje está relleno con escenas letárgicas de la enfermera de marras haciendo el bobo ante el cuerpo inerte del psicópata, muchas no vienen ni a cuento y atascan el desarrollo fluido de la peli. ''Patrick'' es un poco pastel además, no acabo de entender el comportamiento estúpido de la enfermera, ¿ama a Patrick?, ¿le pone cachonda?, ¿qué siente por él?, ¿pena, miedo, incertidumbre? Este personaje femenino es un rotundo caos, el guionista no debía de tener muy claro qué función atribuirle en la historia, porque en ningún momento parece quedar claro nada con respecto a ella. Y en lo referente al propio Patrick, pues lamentablemente no acaba intimidando ni la mitad de lo que se suponía que debía hacerlo. En resumidas cuentas, es un film que resulta curioso por una premisa atractiva, pero se queda en poco más, el resultado es bastante decepcionante en base a lo que a priori parecía ofrecer.

La enfermera también es una guarrilla, bien que aprovecha para meterle ficha al comatoso

No hay comentarios:

Publicar un comentario