sábado, 13 de junio de 2015

Snuff (1976) de Michael Findlay, Roberta Findlay, Simon Nuchtern


 
Andrajosos hippies como protagonistas
Sobre este miserable mierdón se creó una especie de leyenda urbana lo cual lo convirtió en algo tan impopular como demandado en su momento dentro del cine más underground. ''Snuff'' fue el título con el que se rebautizó un film de escasísimo presupuesto rodado en Argentina a principios de los setenta, por el matrimonio Michael y Roberta Findlay, expertos en rodar basuras sexploitation, denominado (el film) ''El ángel de la muerte''. La película trata sobre una secta de hippies repugnantes (al estilo ''La Familia'' liderada por Charles Manson), que se pasan todo el rato haciendo orgías y matando a la peña, mediante los métodos que les antoja. Este material fue encontrado por un productor llamado Allan Shackleton, quien contrató a otro tipejo, Simon Nuchtern, para rodar unos minutos extras en los que se presencia el asesinato, supuestamente real, de una joven, mientras éste es filmado por un equipo de rodaje, dicha escena se añadió al final del todo en montaje. 

Ahí asoma el gore patatero

Con las tripitas en las manos
Este conjunto se lanzó al mercado con el título de ''Snuff'' (para potenciar la falsa premisa del asesinato real ante la cámara) en 1976. La cosa es que dicho asesinato, que incluye una horripilante mutilización y destripamiento de la muchacha, canta a la legua que es falsísimo, realizado mediante una cutre elaboración de efectos de maquillaje bastante lamentables. No obstante la leyenda del film quedó ahí, lo cual impulsó, como ya dije con anterioridad, su distribución incluso, cierta demanda en determinados sectores de un público muy reducido que, no obstante, la envolvió en cierto halo de culto. En resumidas cuentas, no pasa de ser un truñazo aburridísimo sin ningún atisbo de talento visible en ningún aspecto.

El asesinato supuestamente real

No hay comentarios:

Publicar un comentario