sábado, 18 de enero de 2014

La noche que Evelyn salió de la tumba (1971) de Emilio Miraglia



El prota, Lord Alan Cunningham (Anthony Steffen)
En Italia se hicieron, especialmente, durante finales de los sesenta y principios de los setenta un buen puñado de giallos. Los hay excepcionales, como "Seis mujeres para el asesino" de Mario Bava, "El pájaro de las plumas de cristal" o "Rojo oscuro" de Dario Argento y "Angustia de silencio" de Lucio Fulci, y también los haymuy mierderos y cochambrosos como éste, el cual comentaré en líneas generales. "La noche que Evelyn salió de la tumba" es una estrambótica rareza que mezcla varios conceptos. La historia nos narra las peripecias de un Lord inglés, Alan Cunningham (Anthony Steffen), que está traumatizado por el recuerdo de su fallecida esposa Evelyn. Resulta que el tipo no sólo se alivia de sus frustraciones acudiendo a prostíbulos, sino que también rapta paulatinamente a mujeres de "mala vida", las encadena a tortuosos artefactos de tortura medievales, de los cuales dispone en una especie de catacumba en el subsuelo de su inmenso castillo, y tras propinarles crueles tormentos, la acaba asesinando. Así irá pasando las penas, hasta que decide sentar de nuevo la cabeza con una atractiva mujer, Gladys (Marina Malfatti). A partir de su nuevo enlace, irá viéndose asediado por una serie de asesinatos, de diversos personajes próximos a él. Pero, ¿quién es el asesino?, ¿alguien que quiere pertubarle?, ¿o quizás es la propia Evelyn que está levantándose de entre los muertos? 

El señor Cunningham se divierte torturando prostitutas

Haciendo una sesión de espiritismo
Como ya he dicho, la película es una especie de mezcla dispersa de varios elementos típicos dentro del terror, vistos hasta la fecha. Por una lado, tira un rato de elementos propios del llamado terror gótico, deudores de sendos films de terror italianos durante los sesenta, véase "La máscara del demonio" de Mario Bava o "Danza macabra" de Antonio Margheriti, amén de los clásicos archiconocidos de la Hammer. Por otro nos mete unos ciertos atributos de terror sobrenatural, haciendo un cierto hincapié en la posibilidad de que la esposa fallecida del protagonista, quien da título al film, pueda estar volviendo en modo de aterrador espectro para una venganza de ultratumba. Aunque en sí, el film se construye en la línea pura y dura de un giallo, con varios asesinatos, pistas falsas, la consiguiente investigación y un asesino misterioso y sus característicos guantes negros que utiliza para prepetrar los crímenes; además de los fundamentales toquecitos eróticos, bastante abundantes por cierto en este film (de hecho creo que no hay fémina que no muestre sus atributos ante la cámara). 

Retozando entre la maleza

Alan pasando el rato con su segunda mujer, Gladys (Marina Malfatti)
Aunque a priori podría parecer una mezcla interesante, debo decir que "La noche que Evelyn salió de la tumba" me parece un film fallido al cien por cien. El problema es que intenta captar tanto elementos en su argumento, que acaba saliendo un churro con una historia que cojea por todas partes. Lo que más me cabrea es el hecho de que el protagonista comienza siendo un brutal asesino que disfruta torturando mujeres en su cámara de los horrores particular y de pronto, de golpe y porrazo, este dato se omite casi por completo para convetírnoslo en la víctima atormentada por un asesino misterioso, o un fantasma obsesivo. El problema es que una parte del film y otra no casa, parece que sus realizadores no fueron capaces de complementar ambas para hacer una película con cierta lógica. Así mismo, los actores son una puta mierda y encarnan de manera horrible a unos personajes, ya de por sí, pésimamente escritos. 

Aquí la peña no pierde el tiempo

Los zorros poniéndose las botas de vísceras
La trama se vuelve tan confusa que, desde mi perspectiva, consigue dejar de interesar con suma facilidad. Si tuviese que destacar algún detalle del film, es la cierta visceralidad y crueldad de las muertes expuestas; concretamente una que posee un alto nivel de gore, que me llegó a sorprender. Me estoy refiriendo a la muerte de la tía paralítica del prota (Joan C. Davis), a la que el asesino arroja a un grupo de zorros enjaulados, que devoran su cadáver con suma ferocidad. Pero a pesar d este detalle, a mí me parece una película bastante mala y poco recomendable. A mí no sólo no me enganchó sino que me pareció un producto de ínfima categoría dentro del giallo; sí es cierto que tampoco me parece de los peores, porque hay mierdas mayores dentro del propio subgénero, pero en sí no puedo darle mi aprobado por nada del mundo. Un film chapucero, mínimamente rescatable por algún ramalazo gore de vez en cuando, y sólo un tanto disfrutable por todo aquél admirador de giallo italiano, que esté dispuesto a pasar por alto la infinidad de cagadas que presenta, tanto argumentales como de realización. 

¿Evelyn saliendo de la tumba?

No hay comentarios:

Publicar un comentario