martes, 28 de octubre de 2014

All Hallows' Eve (2013) de Damien Leone



Haciendo de canguro una tranquila noche de Halloween
Una extraña y curiosa película de bajísimo presupuesto, cuyos realizadores pretendían resucitar el espíritu del cine de antologías (pelis compuestas por varias historias) al estilo de las reliquias de la productora Amicus (véase "Doctor Terror" o "Condenados de ultratumba"), la magnífica "Creepshow" o la más reciente y no menos interesante "Truco o trato". Así pues nos presenta una idilica estampa que nos retrotrae a la fabulosa "La noche de Halloween" de John Carpenter, con una niñera al cuidado de dos niños durante la propia noche de Halloween. Ya han hecho la habitual recogida de dulces y cuando el chaval va a echarle mano a su correspondiente bolsa de gominolas descubre en su interior una misteriosa cinta VHS (sí, sabor retro total). ¿De dónde procede la cinta? Ni puta idea. La cuestión es que cuando la niñera decide ponerla en el reproductor de vídeo (me alegra que haya familias que en 2013 aún conserven tal nostálgico aparato) iremos siendo testigos de las tres historias independientes que componen el film, cuyo único nexo común será el siniestro y acojonante payaso que ocupa la escalofriante carátula. 

No es muy buena idea que una babysitter conteste al teléfono

Cualquiera se fía de alguien con ese aspecto
Decir que el balance de la película, en general es un tanto irregular, pues la calidad de los distintos fragmentos que la componen es bastante nula (exceptuando el tercero y último de ellos). La primera historia es una bizarrada de la Virgen. Una chica es secuestrada por el payaso ya mencionado, y aparece encerrada en una especie de túneles subterráneos, con otras dos chavalas, a merced del ataque de unos siniestros personajes deformados. Las explicaciones a este encerramiento son nulas, y los porqués acaban siendo la mar de banales. Destacar de este tramo la calidad de algunos maquillajes (muy conseguidos) y algún que otro toquecito gore potente, aunque en general la confusión es tan suprema que es fácil que se presente la sensación de vacío e indiferencia ante lo sucedido. Acto seguido la joven canguro, manda a los niños a la cama y su curiosidad hace que continúe visualizando la cinta por lo cual, seremos testigos de la segunda historia, la cual pues, hablando claro, es una puta mierda. 

A éste le iban a dar muchos caramelos si jugase al "Truco o trato"

El marciano más ridículo del mundo
Aquí, una mujer es asediada en su vivienda por unos marcianos que supuestamente, quieren abducirla. La tensión es mínima, el aspecto de los extraterrestres es sonrojante (de verdad), sus movimientos cutres y patéticos son lo suficientemente efectivos a la hora de provocar risas involuntarias y lo peor de todo, la presencia del elemento más aterrador el entuerto (o sea, el payaso), es prácticamente nula (y para colmo, metida vilmente con calzador). Finalmente llegamos a la última historia y de lejos, la mejor. Resulta que me he informado que, este último tramo del film es en realidad un corto filmado con anterioridad (cuyo título es "Terrifier") por el mismo director de la cinta, Damien Leone, el cual fue la excusa verdadera para configurar el resto del largo, con el único pretexto de incluir su corto ya concluido. Esto se nota bastante, pues esta última historia tiene un tono muy distinto al resto del film; lo primero es más siniestra, más angustiante y más oscura. 

¡Qué susto te vas a llevar si miras hacia atrás!

¡Qué sanguinario el payasete!
Lo segundo, se nota que la fotografía está tratada de tal manera que simula una imagen típica del cine grindhouse de los setenta (más granulada y con colores más saturados). Y lo tercero es el tramo en el que el payaso, principal atractivo de la cinta, es el absoluto protagonista. Nos cuenta como una joven es perseguida incesantemente por este payaso en cuestión. No se sabe quién, o mejor dicho qué es, sólo que no cesa su persecución de la joven (a la que le espera un atroz final) y que va matando de maneras muy sangrientas a todo el que se topa (y con qué saña). Finalizadas las historias, veremos un epílogo la mar de espeluznante en el que la joven canguro tendrá que vérselas con el primo macabro de Miliki, configurando dicho tramo una especie de cuarta historia que cierra la antología y definitivamente el film en sí. Bueno, a ver, ¿qué decir de "All Hallows' Eve"?, pues básicamente que ofrece una de cal y otra de arena. Por un lado debo reconocer que su aspecto visual, muy al estilo de los ochenta (su atmósfera, su ambientación), me cautivó bastante; de hecho un escalofrío de emoción sentí al escuchar la genial banda sonora que abre (y cierra) el film, con una tonada muy pero que muy ochentera (muy en la línea de las típicas que componía John Carpenter para sus películas).

Este tramo es verdaderamente angustiante

Encontrarse con esta estampa, acojona de verdad
En este sentido se aprecia un cierto amor por el cine de terror retro y los esfuerzos del director por ser fiel a él. Ahora bien, argumentalmente la película, la verdad, deja mucho que desear, las historias (salvo la tercera) no tienen precisamente gancho (la segunda en concreto es una vergüenza), incluso pueden llegar a resultar un tanto tediosas, lo que hace que la balanza esté muy desequilibrada en cuanto al peso entre sus puntos negativos y positivos. Lo mejor sin duda, es el personaje del payaso, verdaderamente aterrador, en serio (no tiene nada que envidiarle a Pennywise el de "It", porque sólo verlo ya a uno le da cierto jiñe, como suele decirse). Supongo que la apreciación dependerá de la predisposición de cada cual que se anime a echarle un vistazo. Como homenaje al grindhouse y cine de terror ochentero cumple en mi opinión, como peli para entretenerse y pasar un buen rato, más bien fracasa. En resumidas cuentas, creo que no deja de ser una bizarrada de serie B no menos curiosa y que para echarle un vistacillo una noche de Halloween, puede resultar efectiva para aquel acérrimo admirador del género, pero vamos, que desde luego, está a años luz de ser algo mínimamente memorable. Siendo muy benévolos, se podría merecer un aprobado raspadete, sin más.

¿Has ido a ver a los niños?

*MI MOMENTO FAVORITO: ése en el que la asustadiza canguro (Katie Maguire) observa como el aterrador payaso (Mike Giannelli) amenaza con traspasar las fronteras del VHS, a través del televisor (al estilo de "Demons 2" o "Ringu"), a nuestra realidad. 

No sería mala idea apagar el televisor

No hay comentarios:

Publicar un comentario