viernes, 3 de octubre de 2014

Saw (2004) de James Wan



''¿Qué puñetas hago yo aquí?''
Sinceramente quedé saturado de la enorme cantidad de peña que alababa esta película, de la que salió, como si fuese la hostia, el no va más, algo nunca visto. Mucha gente sigue sosteniendo (críticos especializados inclusive) que esta película es una grandiosa obra de terror, intriga, suspense, o derivados del thriller de psicópatas, como se la quiera denominar, y que es muy original y tal y tal. Yo os puedo asegurar que, la vi en el cine, y no me dio absolutamente ni frío ni calor, es más ni siquiera me pispé de esa grandeza argumental y visual que supuestamente poseía. Siendo benevolente con "Saw", puede pasar por ser entretenida sin más, pero seamos francos ¿original? Por favor, un tipo de verdad instruído en el género, no creo que ni por asomo le concediese tal término. "Saw" no ofrece absolutamente nada que no se haya visto tropecientas veces antes, tiene una historia típica de cualquier peli policíaca o thriller (muy típicos de los noventa, al estilo "Seven", "El coleccionista de amantes",...), con algún que otro ramalazo del subgénero slasher, en una mezcla un tanto crispante que acabó fomentando las raíces de un experimento que generaría un nuevo subgénero denominado con el tiempo "torture-porn" (bueno, más bien la aportación más clave la daría la segunda parte, en la que se apostó más directamente por la hemoglobina y la casquería sin tapujos). 

¡Amanda querida, esto es en realidad, por tu bien!

Para salir de ahí, vas a tener que cortarte el piececito
"Saw" parte de un batiburrillo de ideas que si bien, algunas de ellas son interesantes, todas en conjunto plantean un caos argumental tan delirante que el resultado, al menos para mí, acaba siendo un comecocos desastroso. Lo más interesante que podemos ver en el film es el entramado que nos muestra a dos tipos que no se conocen entre ellos, encadenados por el tobillo a una tubería en el interior de un lavabo en condiciones insalubres. Los dos hombres deben descubrir qué hacen ahí, quién ha sido el responsable de su encerramiento y lo más importante, qué hacer para lograr escapar (al final con una sierra todo queda arreglado, sí señor). Lo malo es que cuando el film abandona el recinto se nos van presentando una serie de subtramas que joden, literalmente, la película. El tema de la investigación policial es un desastre. Tenemos a un grupito de polis (entre ellos Danny Glover, el negro de la mítica "Arma letal") que no saben hacer la ''O'' con un canuto, persiguiendo a un asesino demasiado (y cuando digo demasiado, es que roza la ciencia ficción) inteligente y avispado que se hace llamar Puzzle (eso en español, el nombre original es Jigsaw y la verdad mola más). 

''Quiero jugar a un juego...''

Danny Glover es un poli un tanto panoli
El tipo prepara trampas a sus víctimas de tal forma que no las mata directamente, sino que acaban sucumbiendo entre horrendos tormentos a susodichas trampas, las cuales conllevan una agónica muerte. Bueno, como el film es la mar de conocido y tiene millones de fans, supongo que todo quisqui sabe el porqué de la pantomima de motivación que lleva a Jigsaw a ser tan severo con los pobres elegidos que tienen la mala suerte de terminar en tan aterradoras situaciones. El caso es que el film intenta abarcar tantos conceptos (luego hay ahí de por medio el secuestro de una mujer y su hija, y muchos más rollos) que en serio, "Saw" acaba componiendo algo dantesco, pero no por lo mostrado en pantalla, sino por el mareo que supone al espectador ir hilando las piezas del argumento que, al final, es más mundano, más simple y más ilógico de lo que parecía plantear. La película tiene algún buen momento (pocos, en mi opinión), pero no es grandiosa ni mucho menos. La mayoría de las veces recurre al susto fácil para pretender inquietar al espectador -en mi caso, sin conseguirlo ni una sola vez-, sobre todo utilizando esas tormentosas subidas de los efectos sonoros para dejarte sordo. 

Una trampa mortal de Jigsaw (o Puzzle según preferencias)

Monica Potter (me gusta esta actriz) pasando un mal rato
Por otra parte, el guión que se dice que es muy inteligente, como ya he mencionado, tiene más agujeros que un colador, deja un montón de momentos muertos y cabos sueltos que no acaban de convencer, dándoselos por hechos y coherentes (inexplicable el ingenio del psicópata para no ser pillado nunca y esa facilidad de dejar con un palmo de narices a todo un comando policial experimentado), con alguna secuencia de acción muy torpemente llevada. La angustia que pretende reflejar el film por momentos se ve muy vacía y poco conseguida (los tipos encerrados en el baño acaba aburriendo, el secuestro de la madre y de la hija está muy pero que muy mal llevado). Todo parece ir a desembocar en un final muy comentado por ser el colmo de lo impresionante, pero que a mí me dejó más que indiferente, incluso me hizo hasta reir de lo absurdo que resulta, en especial si se visualiza la película una segunda vez, conociendo ya la supuesta sorpresa. ¿A nadie le ha chocado que el asesino que está entre los tipos encadenados lleve tanto tiempo haciéndose el muerto y ninguno de ellos se pispe? A mí sinceramente me parece un guiño demasiado rebuscado para conseguir la impresión fácil del espectador poco curtido, pero a los que hemos visto películas de este tipo nos deja más que fríos sobre todo por lo hilarante y patética que resulta el hecho bien pensado. 

"Ése se ha movido, ¿no?"

Pero hablando de su supuesta originalidad, aquí me voy a tomar la libertad de arrebatarle tal estandarte claramente inmerecido, señalando múltiples momentos que muy descaradamente el señor James Wan (que hoy por hoy parece ser el Dios indiscutible del terror moderno, lo cual dice mucho de como va el género) ha ido extrayendo de múltiples films del género anteriores.

- Hablemos del famoso muñequito de la peli, esa especie de siniestro bufón trajeado y esa sonrisita tan siniestra característica. Mirándolo con detenimiento encuentro ciertas similitudes entre este muñecarro y aquél que Dario Argento utilizó en una determinada escena en su obra maestra "Rojo oscuro". Vale, alguien podría decir que las similitudes podrían ser muy triviales, pero es que lo más crispante fue oír la risita. Aquel monigote de "Rojo oscuro" también tenía su risita particular y puedo decir que la de Jigsaw está clavada y si alguien lo duda, no hay más que hacer las pertinentes comparaciones: https://www.youtube.com/watch?v=rFuBwMzHKA8

''Jigsaw yo soy tu padre"

- Y ya que estoy con Dario Argento, este director italiano siempre se ha caracterizado por currarse mucho la elaboración de las muertes en sus películas, de una realización muy impactante y original. No hay que ser muy lumbreras, quien se haya visto algo de la magnífica filmografía de este autor, de que muchas de las muertes características de la saga "Saw" (hay quien ya las denomina, muertes muy Saw, incluso), llevan claramente la firma de Argento, nuevamente el señor Wan se ha empapado mucho de ello, en vez de intentar innovar con un estilo más propio. ¿Que hay quien lo duda? Bueno, sólo digo que echéis un vistazo a la muerte de Daria Nicolodi en "Terror en la ópera", claramente no digamos "plagiada" sino homenajeada (que suena mejor) en "Saw 2". Para los más despistados, recordemos; una bala atraviesa el ojo de una víctima a través de una mirilla. 

¡Ojo a la escena en cuestión!

- Bueno, el tema de la trama thriller/policíaca presente en "Saw" realmente no difiere ni un ápice de cualquien entramado presente en cualquier thriller anterior véase los que ya he mencionado "Seven", "El coleccionista de amantes", etc. Un asesino juega con la poli que por mucho que lo persigan, siempre irá un paso por delante. Es especial, se nota que los realizadores de "Saw" han tomado buena nota del estilo visual que caracterizaba a "Seven"; esas habitaciones lugubremente iluminadas, muy claustrofóbicas y en línes generales un estilo visual muy noventero que se acercaba más peligrosamente a la estética de videoclip, muy presente en "Saw"

"Seven", todo un referente visual para "Saw"

- Para encontrar un antecedente clarísimo en lo referido a una película que presentase personajes recluídos dentro de un espacio reducido, siendo desconocedores de los motivos, y a la vez que tuviesen que ir superando una serie de trampas mortales para sobrevivir (¡huy que rollo!), no tenemos que irnos muy lejos en el tiempo, "Cube" ya nos mostró una tramita muy pero que muy similar. Obviamente quien hubiese visto el film de Vincenzo Natali, nunca podría señalar a "Saw" como original, ¿verdad? 

Ya había peña esquivando trampitas mortales en "Cube"

- Antes que Jigsaw ya había un asesino que había utilizado curiosas máscaras apretadoras de cráneos. Echando la vista atrás podremos comprobar como en "El abominable Dr. Phibes", un genial Vincent Price ya se había adelantado más de tres décadas a los retorcidos utensilios de tortura del cara bufón éste. 

Jigsaw no tiene la exclusividad en eso de las máscaras revienta-cráneos

- Pero aquí no acaba la cosa. ¿Cuál es la frase más famosa del señor Jigsaw? Esa de: "quiero jugar a un juego,... vivir o morir, tú decides". Pues señoras y señores, dichas palabritas ya las había pronunciado un asesino mucho más carismático, ejerciendo otro diabólico y macabro jueguecito a través del altavoz de un teléfono móvil. Estoy hablando de Ghostface, en "Scream" ya habían patentado dicha frasecita casi diez años antes, así que es justo reconocerle los méritos a quienes llegaron primero (señor Kevin Williamson, reclame su porcentaje de la tajada de "Saw").

''Quiero jugar a un juego...''

- Esto de verdad, es interminable. Vamos al momento clave, ése en el que el tipo encadenado a una tubería que se ve obligado a amputarse el pie con una sierra. Pues bien, veros el final de "Mad Max, salvajes de la autopista" e igual os lleváis una sorpresita. 

''Cortar cadena o cortar pie, tú decides''

En fin, que ya me he extendido más de la cuenta, "Saw" es un innegable corta y pega que compone un puzzle (como el propio nombre del asesino) y que se queda en una descafeinada muestra de terror llamado inteligente, que de inteligente tiene bien poco, pero que ha tenido el mérito (eso también es innegable) de haberse sabido vender bien de cara a la taquilla (a base de fomentar el morbo prometiendo barbaridades y atrocidades varias), llegando a componer una de las sagas más rentables de la Historia del terror. Por lo demás, la misma mierda con distinto nombre, a ratos pasable, a ratos absurda, pero lo que es desde luego, es un film muy sobrevalorado. Para mí más cercano a lo mierdero y basurero que a lo mínimamente interesante.

¡Qué pantomima de final!

No hay comentarios:

Publicar un comentario