miércoles, 22 de octubre de 2014

Psicosis en Venecia (1978) de Ugo Liberatore



Mark (Renato Cestiè), el joven ciego protagonista
Un pseudo-plagio italiano de la gran obra "La semilla del diablo", mezclado con tintes de "La profecía". El resultado es un film aburrido con falta de interés y un argumento tan malo como incomprensible. Seremos testigos durante una infernal hora y media de las paranoias de un chavalín ciego, Mark (Renato Cestiè), que tiene unas espeluznantes y aterradoras visiones, que le revelan el inminente nacimiento del Anticristo. Por destacar algún aspecto, podemos señalar su solvencia técnica (con una fotografía bastante conseguida), una atmósfera angustiante que inspira un eficaz mal rollo latente (muy típica de la época) que funciona a ratos, o esos preciosos paisajes de Venecia, a la par que algunas escenas enormemente grotescas que proporcionan un mínimo impacto entre tanto desvarío y por supuesto, la magnífica BANDA SONORA de Pino Donaggio. 

Muertes grotescas al estilo italiano

Sin embargo, a pesar de sus dispersos aciertos, es un film muy flojo, con unos personajes insoportables, actuaciones bastante malas (exceptuando quizás, al chico ciego) y situaciones tan surrealistas que provocan aburrimiento y vergüenza ajena. Un bodrio que que mejor estaba hundido en las aguas de los canales de la propia Venecia.

La escena más grotesca e hiriente del film; un bebé es ensartado en unos pinchos

No hay comentarios:

Publicar un comentario