viernes, 24 de octubre de 2014

Citadel (2012) de Ciaran Foy



Tommy (Aneurin Barnard), el sufrido protagonista
Si le hubiesen colocado el título de "Mierdel" creo que le hubiesen hecho mayor justicia. Pues aquí tenemos otra basura de película que no me explico el porqué, parece ir cosechando críticas bastante aceptables por lo que he ido leyendo en lo referente a ella. Bueno debe de ser que como no tiene la marca Hollywood (es una producción irlandesa), pues es bastante fácil eso de pasar por alto las soberanas incongruencias que presenta la mierda de argumento que tiene. En principio me gustaría apuntar (ya que por lo que veo, muy pocos han reparado en semejante detalle) que el film toma por tema una especie de calco de un emblemático clásico de David Cronenberg llamado "Cromosoma 3", un film muy estimable en el que también había nenes deformes, muy cabrones y encapuchados que zurraban de hostias a todo aquél que se interponía en su camino. 

El pobre chaval intenta salvar a su hijita

Al pesado del cura (James Cosmo) dan ganas de
romperle la boca a patadas, ¡qué plasta!
Sin embargo en el film de Cronenberg sí nos daban una explicación (muy fantasiosa, pero ciertamente coherente en base al argumento) del problema o el inicio de la mutación que convertía a estas criaturas en agresivos portadores de mala leche. En cambio en este bodrio no nos explican ni media, ¿quién puñetas son estos atacantes desgarbados y encapuchados? ¿son zombies?, ¿yonkis?, ¿demonios?, ¿pandilleros?, ¿un cojunto de todo esto? En fin, parece que el único indicio que te dejan caer del enigma, es lamentablemente ridículo. Pero hay más despropósitos, en determinados momentos los atacantes, no sé si por inspiración divina o porque van demasiado ciegos, no pueden ver a los protagonistas, sin ningún tipo de lógica, tan pronto les pegan un palizón como de pronto pasan por su lado rozándolos literalmente y ni se inmutan. En fin, todo va a ser por culpa de la droga, pero de la droga que se debió de meter el guionista a la hora de escribir este enorme montón de mierda. 

¿Quiénes son estos pequeños cabrones?

Me cabrea profundamente que de nuevo nos intenten colar como un buen film de terror semejante tostón, porque encima la película es un coñazo, dura 1 hora y 24 minutos que parecen convertirse como mínimo en 3. Mención especial se la dedico al personaje del cura (James Cosmo), con diferencia el más gilipollas de todos. En definitiva una basura de antología, de estos bodrios que gracias a Dios llegará a oídos de muy pocos y en nada de tiempo se perderá en el olvido.

¡Anda que mira como te has quedado por abusar de la coca!

No hay comentarios:

Publicar un comentario