martes, 28 de octubre de 2014

Casper (1995) de Brad Silberling



El original Casper de los años cuarenta
Una elección indicadísima para un Halloween destinado para todos los públicos, sin lugar a dudas, sería esta joya. "Casper" fue una de esas pelis que marcaron mi infancia, recuerdo que la vi en el cine (siendo un renacuajo) y que me emocionó muchísimo. Lo gratificante es que la vuelvo a ver a día de hoy (casi veinte años después) y me sigue resultando entrañable (hasta el punto de derramar alguna lagrimita nostálgica y todo). "Casper" fue una adaptación cinematográfica de unos dibujos animados de los años cuarenta "Casper, the Friendly Ghost", producida por Steven Spielberg y que tuvo una excelente acogida por el público (por la crítica no tanto, pero bueno ya se sabe, no es el típico producto del que un crítico chupatintas hablase bien, como si les costase reconocerles méritos a estas pelis de consumo familiar -claramente denostadas-), llegando a convertirse en un gran éxito de taquilla mundial. El film nos cuenta como dos villanos, la fría Carrigan (Cathy Moriarty) y su torpe compinche Dibbs (Eric Idle, ex de los Monthy Pythom), heredan una siniestra mansión, denominada Whipstaff.

Casper y Kat (Christina Ricci) harán muy buenas migas

Los villanos, Carrigan (Cathy Moriarty) y Dibbs (Eric Idle)
Ambos ansían apropiarse de un supuesto tesoro que se esconde entre los muros del inmueble, pero no les será una tarea fácil, pues el lugar está habitado por un trío de fantasmas muy puñetero que se encargarán de hacer todo tipo de perrería a todo aquél que se andentre en Whipstaff, la cual consideran su hogar. También está Casper, el fantasma de un niño (sobrino de los otros tres cafres) que no desea dar miedo, sólo quiere tener un amigo, pero claro su condición de espectro es un gran impedimento para ello. Hasta que entra en su vida la joven Kat (Christina Ricci), la hija del Dr. Harvey (Bill Pullman), un psiquiatra especialista en temas paranormales que ha sido contratado por la arpía de Carrigan, para que limpie Whipstaff de las "malévolas" presencias espectrales. Casper y Kat entablarán una relación muy especial, la cual establecerá los cimientos de una historia llena de sentimientos, amistad, humor y ¿por qué no decirlo?, un toquecito de magia enternecedora.

El Dr. Harvey (Bill Pullman), padre de Kat, también
se llevará bastante bien con los tíos de Casper

Simpático cameo del "Cazafantasmas" (Dan Aykroyd)
"Casper" es una película preciosa, de esos films que la verdad son tan tiernos, tan cándidos y tan nostálgicos que pueden lograr encadilar a cualquiera, independientemente de la edad que tengan. La película me parece espectacular, posee un acabado técnico sobresaliente, un diseño de producción excelente, unos efectos especiales la mar de geniales (y que en mi opinión, para nada han envejecido mal) y mucha dulzura. Recuerdo esos instantes en los que el pequeño Casper relata su muerte a su amiga Kat, con la preciosa banda sonora de fondo, era un momento francamente triste, a día de hoy me produce un cierto nudo en la garganta, me transporta con facilidad a mi niñez cuando la vi por primera vez y recuerdo lo muy hondo que caló en mí aquel fantasmita. Y es que el personaje de Casper, para mí, merece su página en la historia, creo que está al nivel de carisma de un "E.T." o un "Cortocircuito" (se entiende que hablo del robot Johnny 5, supongo), es facilísimo cogerle cariño y ¡coño!, si que por momentos me he llegado a olvidar que no es un ser "real".

El fantasma de Amelia (Amy Brenneman), la madre de Kat

Casper (un jovencísimo Devon Sawa) recupera
momentáneamente su aspecto humano
También se merecen una palmadita en la espalda los actores de carne y hueso, considero que la elección de casting fue la mar de acertada, en especial la de Christina Ricci, la cual siempre me ha parecido una actriz bastante talentosa. Por mis recuerdos señalaría a "Casper" como una genial obra digna de alabar, objetivamente no apuntaría tan alto, pero sí que creo justo reconocerle sus méritos como entrañable film para toda la familia, bien realizado, bien narrado sólido y dulce, muy dulce y lo más importante, invita a la reflexión, no toma a sus espectadores como idiotas redomados (por muy jóvenes que puedan ser), y es que no me digáis que no tiene buen gusto a la hora de tratar un tema tan controvertido y escabroso como la muerte (¡un aplauso, por favor!). Es una peli llena de buenos sentimientos y como tal, creo que es fácil que pueda sacar lo mejor de todos nosotros, puede arrancarnos risas en algunos momentos, lágrimas en otros (ese homenaje a "La Cenicienta" del final, ¡qué bonito es, joder!) y en resumidas cuentas quedaremos enganchados durante una hora y media de entretenimiento, tal vez algo ingénuo, pero la mar de efectivo. Ya lo he dicho varias veces a lo largo de este comentario (pero me da igual, lo repito), una absoluta joya.

Casper os desea un feliz Halloween

*MI MOMENTO FAVORITO: me veo en la obligación irremediable, de señalar dos (además muy opuestos) de la peli que me parecen memorables...

-1) uno de los instantes, en mi opinión, más tristes y emotivos del film, ése en el que Casper relata a Kat (Christina Ricci) como murió siendo niño. De verdad, me cuesta muchísimo no derramar una lágrima escuchando las palabras del tierno fantasma con la genial y tierna banda sonora de fondo. 

- ¿Cómo es morirse?
- Es como nacer, sólo que al revés

- 2) en cambio éste es de los más divertidos, cuando el Dr. Harvey (Bill Pullman), se mira a un espejo y los fantasmas van haciendo que la imagen reflejada vaya cambiando de rostro...

...primero aparece Clint Eastwood,...
...luego el cómico Rodney Dangerfield,...
...después Mel Gibson...
...y por último, el monigote de "Historias de la cripta"

No hay comentarios:

Publicar un comentario