lunes, 6 de octubre de 2014

Saw 4 (2007) de Darren Lynn Bousman



Justo castigo para este señor con obesidad
Después de ver la mierda de "Saw 3" me dije a mí mismo, en su momento que para mí la saga había finiquitado y que no iba a visionar ninguna secuela más. Pero claro, soy un poco cotilla y cuando se hizo notoria al año siguiente de la tercera, la aparición de una cuarta, la curiosidad insana hizo mella en mí y sucumbí a dedicarle una nueva oportunidad a las sangrientas andanzas de Jigsaw. Me llamaba ciertamente la atención, cómo era posible que pudiese producirse una nueva continuación teniendo en cuenta el final de la secuela anterior, en el que literalmente muere hasta el apuntador, incluído el propio Jigsaw. Pero bueno, en Hollywood nada es imposible y mientras el negocio es rentable no hay ningún obstáculo que se le ponga por delante al guionista de turno para seguir estirando un chicle que amansa tantísima fortuna en las taquillas. Y bueno, después del engendro fílmico que supuso la bochornosa tercera parte he de decir que esta cuarta me ha sorprendido. 

Jigsaw (Tobin Bell) ha muerto, pero todavía seguirá dando quebraderos de cabeza...

De verdad, por la sencilla razón de que optaron de forma bastante inteligente, por ofrecernos una serie de tramas simultáneas hiladas de manera bastante efectiva que acaban justificando de lleno, la existencia de una secuela que lejos de verse parásita, acaba resultando más estimulante y aclaratoria de lo que inicialmente parecía pintar. La peli arranca con la autopsia (¡escena brutal y magníficamente realizada!) del propio Jigsaw, el cual, aún desde la tumba seguirá dando bastantes quebraderos de cabeza. 

...con sus sangrientas trampas

Continúan los juegos macabros
El tipo se ha encargado de dejar bien preparado su legado, lo cual (y era de esperar) no acaba extrañándonos que la cosa ofrezca invitación a nuevas secuelas (la cosa es un no parar). Lo que me ha parecido más interesante es que la peli ofrece una retrospectiva y nos cuenta (a modo de una especie de flashback), los inicios de la carrera criminal de Jigsaw, lo que le motivó a convertirse en el psicópata avispado y sanguinario que acabó siendo. Eso por un lado, por otro, la trama policial en pro de descubrir una nueva oleada de asesinatos con la firma de Jigsaw, en esta ocasión me parece que está mejor planteada que en las partes anteriores y es más interesante y es que, ¿cómo puede ser posible esto si Jigsaw está fiambre? Al final se nos dará la explicación pertinente con un interesante giro en el clímax final que la verdad, debo reconocer que, dentro de lo manido que se presenta el argumento de la saga, me ha llegado a sorprender gratamente (sin esperármelo).

Los macabros inicios de Jigsaw

Nadie escapa a las trampas de Jigsaw...
Por otra parte decir que cuenta con unas más imaginativas escenas de tortura, más curradas, con un despliegue de brutalidad masivo y una elaboración de maquillaje excelente, pone el listón bastante alto con respecto a las anteriores. La verdad es que yo, que he repudiado bastante esta infame saga en general, tan sobrevalorada, he de decir que me ha gustado este film, al menos va directo al grano, hay tensión todo el rato, se descubren más cosas, tapa agujeros argumentales que se venían arrastrando desde la primera y entretiene lo suyo, que es lo imprescindible. Además posee una indudable calidad técnica y prescinde de la excesiva utilización del mareante montaje típico de videoclip característico de la entrega anterior. En resumidas cuentas, puedo decir que, sin ser un prodigio, me parece lo suficientemente aceptable como para considerarla, en mi opinión, la mejor secuela de la saga (de las pocas que me han llegado a molar con rotundidad).

...al menos de una pieza

*MI MOMENTO FAVORITO: la impresionante escena de la autopsia de Jigsaw (Tobin Bell).

Hasta de esta guisa, Jigsaw se guarda una sorpresita

No hay comentarios:

Publicar un comentario