lunes, 27 de octubre de 2014

Livide (2011) de Julien Maury, Alexandre Bustillo



Preparada para un Halloween frenético
Se acerca la noche más macabra del año, Halloween, y como tal creo meritorio hacer algún que otro comentario acerca de pelis que hayan desarrollado su historia en torno a la noche de brujas. Aquí traigo esta rareza procedente de nuestro país vecino, Francia, el cual ha estado exportando auténtica maravillas dentro del campo del terror durante la última década. Tenía, pues, muchas ganas de ver esta película tratándose de un trabajo a cuenta de los mismos realizadores de la genial y excelente "Instinto siniestro", una película de terror brutal, muy tensa y sangrienta hasta límites insospechados, la cual a pesar de sus fallos me parecía un film muy estimable y un auténtico deleite para el fan del horror más extremo. 

¡Qué mal rollo da la vieja!

La siniestra Béatrice Dalle hace su aparición
Pues bien, yo suponía que el talento que ambos directores mostraron en esa magna sorpresa cinematográfica en 2007, se reflejaría en algún sentido en este "Livide". Pues me equivocaba. "Livide" empieza bien, se vuelve intrigante e inicialmente promete. Nos cuenta la historia de una chica que acude, durante la noche de Halloween, a cuidar a una vieja en coma, la cual está sola en su enorme mansión. La anciana había sido profesora de baile hacía ya un porrón de años y se rumoreaba que entre los muros de su caserón, oculta un tesoro. Así que la chica y unos amiguitos suyos se plantean encontrar dicho tesoro y claro, para ello deberán indagar los más escondidos rincones del inmueble, desatando la furia de unos fantasmas muy cabrones que andaban echándose la siesta y que han decidido despertar para darles por culo un poquito a los chicos durante el Halloween. 

En esta casita se ocultan muchas sorpresas muy rarunas

Y aquí estoy yo... para asustarte
Finalmente todo lo interesante que parecía ofertar la premisa inicial se viene abajo. El film tiene una trama absurda, no sé si quisieron salirse de madres ofreciendo una rareza tras otra argumentalmente hablando, pero a estos dos directores (también guionistas) se les fue la olla demasiado. La historia no tiene ni pies ni cabeza, es confusa, está mal narrada, mal explicada y penosamente rematada. Pero lo pero es que encima es un coñazo. El sopor y el aburrimiento hicieron que mi interés por ella se diluyese a la media hora de metraje. En fin, no se puede negar que tiene una buena calidad técnica (la fotografía es magnífica y la ambientación también, algo común en este tipo de producciones galas), pero el film no deja de ser muy malo en líneas generales. Bustillo y Maury han pinchado, les sonó la flauta con "Instinto siniestro" pero este segundo intento ha resultado ser un auténtico fracaso. A mí personalmente me parece una mierda, por ser tediosa, aburrida y patética. No la salvan ni algunos toques gore que recuerda vagamente a algunos pases de su anterior y supremo film (ni la efectiva presencia de la siniestra Béatrice Dalle). En resumidas cuentas me pareció un bodriete nada recomendable.

El film es una oda a la excentricidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario