viernes, 24 de octubre de 2014

The Rocky Horror Picture Show (1975) de Jim Sharman



Los recataditos Brad (Barry Bostwick) y Janet (Susan Sarandon)
Una verdadera rareza donde las haya, "The Rocky Horror Picture Show" no es una película para nada común, es un auténtico despiporre, lo más parecido a una fiesta a un carnaval (hecho material fílmico), una obra que ha pasado a la posterioridad como una pieza de culto para muchos, aunque con toda seguridad mantendrá muy diversificados diferentes grupos cuya opinión variará en lo referido a si la consideran un film digno de adorar, o una mierda pinchada en un palo. Sinceramente yo entendería ambos puntos de vista y si me tengo que posicionar entre los dos extremos, pues me quedaría en medio, la verdad, pues sí que me parece digna de admirar por una parte y por otra, realmente una película un tanto difícil de digerir, y me explicaré. La historia nos cuenta la surrealista vivencia que tendrá lugar en las vidas de dos recatados enamorados, Brad (Barry Bostwick) y Janet (una, por entonces, desconocida Susan Sarandon), los cuales se adentran en un siniestro y misterioso castillo, en busca de ayuda pues su coche se ha averiado en las proximidades de dicho lugar. 

¡Menuda fiestuqui tienen montada en este castillito!

El travesti científico, Frank-N-Furter (Tim Curry)
Lo que verán en su interior, es algo indescriptible (¡en serio!), una serie de grotescos personajes desfilarán por la pantalla a ritmo de bailongos números musicales, entre los que destaca un drag queen (genial Tim Curry, el futuro payaso de "It") que resulta ser un científico que (al estilo "Frankenstein") ha creado su propio monstruo, un apolíneo y musculoso guaperas llamado Rocky (Peter Hinwood). La película de verdad, es hilarante en el sentido más amplio de su definición. Está basada en un musical británico estrenado dos años antes, confeccionado por los mismos realizadores de este proyecto cinematográfico, Jim Sharman y Richard O'Brien (quien interpreta al personaje del jorobado Riff Raff), cuyo éxito propició su adaptación al mundo del celuloide. El film pretende ser por un lado todo un homenaje a ese terror clásico de la Universal, pues está lleno de referencias a múltiples pelis véase "Frankenstein" sin ir más lejos; hasta las letras de muchas de sus canciones homenajean clásicos de serie B de ciencia ficción (se mencionan pelis como "King Kong", "Tarántula", "Ultimátum a la Tierra",...) y la verdad es espíritu se plasma a la perfección y ello la convierte en un film bastante nostálgico. 

Una peñita un tanto grotesca

Rocky (Peter Hinwood) es resucitado
Por otro lado, pretendía ser una película totalmente rompedora y alocada, en el argumento se mezclan temas como la homosexualidad, el travestismo, el desenfreno más absoluto, etc., temas peliagudos, me atrevería a decir que incluso a día de hoy, pero claro, los setenta fue una década quebrantadora de muchos tabúes estúpidos y sin dudas "The Rocky Horror Picture Show" fue uno de esos pilares importantes que apostaron por la transgresión, y eso es digno de admirar. La película además posee temas musicales la mar de pegadizos y bailables, a la par que números de baile que invitan a al diversión. Eso sí, debo reconocer que transcurrida aproximadamente la primera hora a mí se me hizo un poco pesada, pues el tercio final del film (el cual ya desvaría de manera exagerada), me resultó un tanto aburrido (quedé flipando cuando se desvela que le castillo es una especie de nave espacial y sus histriónicos habitantes visitantes de otro planeta). En sí, no es una película que pueda ser criticada por la calidad de su guión, es más, su historia no puede ser tomada en serio, ya que es un auténtico disparate; sino que hay que tener en cuenta que vamos a ser testigos de un espectáculo chistoso, y dependerá de nuestro sentido crítico y nuestra visión personal el juzgarla. 

Preparados para el Halloween

El narrador de todo este delirio (Charles Gray)
Yo creo que es al menos, una obra que no deja indiferente a nadie, tiene una gran personalidad y justamente se merece el haberse instaurado como un gran clásico en la Historia del Cine, eso sí, me parece desproporcionado la muy alta estima que se tiene de ella en determinados ámbitos. Por ejemplo, me parece superior un film musical (estrenado un año antes) al que me recuerda bastante por estética, por histrionismo y por ese sentido del humor tan peculiar, como es la joyita de Brian De Palma, "El fantasma del Paraíso", pero bueno, cuestión de gustos. "The Rocky Horror Picture Show" no es una peli para todos los gustos (más bien diría que para gustos bastante concretos), ni la adoro, ni la detesto, me parece algo curioso hecho por el mero hecho de divertir y alborotar al personal; esa anarquía desenfadada y ese espíritu transgresor al menos, es algo que se echa mucho de menos en el cine actual.

Homenaje a la mítica productora RKO

*MI MOMENTO FAVORITO: el tórrido momento en que Janet (Susan Sarandon) provoca a Rocky (Peter Hinwood) a ritmo de la canción "Touch-a Touch-a Touch-a Touch me"

''Touch-a Touch-a Touch-a Touch me... I wanna be dirty''

No hay comentarios:

Publicar un comentario