lunes, 27 de octubre de 2014

El aprendiz de Satanás (2004) de Jeff Lieberman



Preparados para Halloween
De verdad, sabiendo de la existencia de mojones tan infumables como éste, se me hace realmente difícil pensar cómo es posible que haya quien invierta dinero en hacer abominaciones tan vergonzosas como esta basura inmunda. "El aprendiz de Satanás", así es como se llama esta mierda, un film de escasísimo presupuesto que salió directo a DVD, el cual tuve además la mala experiencia de llegar a alquilar y posteriormente sufrir su visionado. Lo que cuenta esta bazofia es como un niño mongolo perdido, está obsesionado con un videojuego llamado como el título del film, en el que una especie de Diablo perverso va matando peña y acumulando puntos. El chavaluco, que tiene pocas luces, se obsesiona con ser el aprendiz de este satánico personaje y cumplirá su sueño durante una noche de Halloween, cuando hará su aparición el mismísimo Satanás en persona (con una ridícula máscara de los chinos) y el nene se convertirá en el compinche de las múltiples fechorías que el monigote maléfico irá cometiendo. 

El nene cumplirá su sueño de convertirse en el aprendiz de Satanás

Amanda Plummer haciendo el ridículo más absoluto
Llama la atención dos cosas del film, uno que esté dirigido por Jeff Lieberman, el cual llegó a realizar alguna que otra pieza interesante dentro del género en los setenta y ochenta como "Squirm" (acerca de una peligrosa plaga de gusanos carnívoros) y el loable cruce entre slasher y survival, "Pánico antes del amanecer"; y dos, la presencia de Amanda Plummer, una actriz que antaño llegó a aparecer en films, digamos, de categoría (véase sin ir más lejos, "Pulp Fiction" de Tarantino), aparte de otros proyectos más sofisticados (de autor), y choca por lo tanto verla en una patética y cutre infamia como este "aprendiz de Satanás". En fin que el argumento es una oda a la estupidez, inverosímil y excesivamente patético, y ya no hablemos del apartado técnico; el film posee una realización deleznable; de verdad es toda una ofensa para aquél que pueda llamarse cinéfilo. En resumidas cuentas resulta una patata tan grande, un insulto tan alarmante a todo lo relacionado con el Séptimo Arte que se debería de hacer lo propio para lograr que toda copia o archivo que permita la visualización de esta soberana mierda infecta, desaparezca, por el bien de la Humanidad. Llamándola por su nombre; una porquería.

Este Satanás tiene las manos un poquito largas

No hay comentarios:

Publicar un comentario